Un estudio de ICO y FEF alerta de que una UE a varias velocidades no es compatible con la unión monetaria

El informe ‘Anuario del Euro 2016’, elaborado por la Fundación ICO y por la Fundación de Estudios Estratégicos (FEF), advierte sobre los peligros que supondría que el bloque comunitario adoptase una estrategia a «varias velocidades», un modelo que, dice el estudio, no es compatible con la sostenibilidad de la unión monetaria y es «especialmente peligroso» para los países más vulnerables.

«No creo que una Europa a varias velocidades sea compatible con la unión monetaria», ha expresado el director del estudio, el profesor Fernando Fernández, en la presentación del estudio, que ha tenido lugar este jueves en la sede en bruselas del ‘think tank’ Bruegel, especializado en el análisis de políticas económicas europeas.

Fernández escribe en el estudio que «se oyen demasiadas voces que sugieren volver a un sistema de integración a la carta», pero después añade que «es un modelo completamente incompatible con la sostenibilidad de la unión monetaria», puesto que «constituye una invitación permanente a la especulación contra los países que en un momento dado fueron percibidos como más vulnerables».

La Europa a «varias velocidades» es uno de los cinco posibles escenarios descritos por la Comisión Europea en su Libro Blanco, que publicó para impulsar un debate sobre el futuro del club europeo. Esta opción ha recibido el apoyo, entre otros, de la canciller alemana, Angela Merkel, del primer ministro italiano, Paolo Gentilioni, y del presidente de Francia, François Hollande.

En cualquier caso, los peligros de las «varias velocidades» son sólo una de las diez lecciones que Fernández expone en un capítulo del libro. En la segunda, el profesor aboga por la necesidad de un nuevo tratado constituyente. «Habría que empezar por la voluntad inequívoca de profundizar en la integración política de la unión monetaria y por alguna forma de institucionalización», defiende.

Otro de los puntos que desarrolla el director del anuario es que la política monetaria convencional «no da más de sí». Fernández se ha mostrado «firmemente convencido» durante la presentación de que, aunque esta estrategia «funcionó en el pasado», en la actualidad los tipos de interés negativo están creando problemas al sistema financiero, a su rentabilidad y solvencia.

«Es necesario, estudiar y anunciar las estrategias de salida, probablemente reduciendo compromisos de compra y anunciando ya la fecha del fin de la liquidez indefinida», propone Fernández en el capítulo sobre las «lecciones europeas».

De hecho, en otro de las conclusiones que extrae el informe, el profesor señala que «la prueba de fuego» par ala integración financiera de la eurozona se dará «cuando empiece la salida del QE y se desconecte al sistema financiero de la provisión de liquidez indefinida, gratuita y garantizada».

Además, el profesor defiende que «no hay unión monetaria posible a largo plazo sin unión bancaria y financiera, pero tampoco sin unión fiscal». En este sentido, subraya los «importantes» avances en el marco de la gobernanza y la disciplina fiscal, pero insiste en el informe en que existe un «acuerdo básico» en círculos académicos sobre la necesidad de crear un activo europeo libre de riesgo, un título de deuda pública europea, un tesoro Europeo, un presupuesto de estabilización económica y «eventualmente» un Ministerio de Finanzas de la zona euro.

En la presentación del informe también ha participado el presidente del ICO, Pablo Zalba, que ha reconocido que la integración europea se enfrenta en estos momentos a «momentos turbulentos», pero que estos también pueden representar «oportunidades». Zalba ha subrayado que la UE pudo «dejar atrás la crisis» gracias a una «mejor integración» y ha defendido que ese «debe ser el camino a seguir».

«El euro mantiene toda su relevancia en las escena global como la segunda divisa internacional, por detrás del dólar estadounidense, pero bien por encima de cualquier otra divisa. Por todo eso quiero ser optimista. Sin embargo, no podemos ser complacientes», ha aseverado.

Entre las cuestiones pendientes, Zalba ha recordado la necesidad de avanzar en la unión para el mercado de capitales, con el objetivo de que las empresas puedan diversificar sus fuentes de financiación, y de completar la unión bancaria con el fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS por sus siglas en inglés).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído