Mutua espera cerrar el ejercicio 2017 con un beneficio superior a los 250 millones de euros

Grupo Mutua Madrileña espera cerrar el ejercicio 2017 con un beneficio superior a los 250 millones de euros, teniendo en cuenta la buena evolución de los ramos de No Vida y Autos en el primer trimestre del año y una vez superados los cambios contables.

La aseguradora elevó un 7,1% su beneficio en 2016, hasta los 151,6 millones, una cifra que ya incluye el impacto neto de amortizaciones por 91,4 millones de euros derivado de un cambio contable.

Este resultado se formuló de acuerdo con el Real Decreto del 2 de diciembre de 2016, que modifica el Plan General de Contabilidad y obliga tanto a la amortización de los activos intangibles de vida útil indefinida –fondo de comercio, marcas– en un plazo de diez años, como a reexpresar las cuentas del ejercicio precedente con los mismo criterios a efectos contables.

El grupo tiene previsto aplicar este ejercicio las normas internacionales de contabilidad (NIIF), como están haciendo ya algunas de las principales empresas españolas, por lo que el impacto contable no se producirá en los próximos ejercicios.

BUENAS PERSPECTIVAS PARA 2017

El presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, ha explicado en rueda de prensa de presentación de resultados que el avance de cierre de los tres primeros meses de 2017 evidencia la continuidad de la buena evolución de los negocios de la compañía.

En concreto, las primas No Vida del Grupo Mutua han crecido un 9,2%, las primas de Auto del grupo se han incrementado un 5,4% y las de Autos de Mutua Madrileña un 5,4%.

Por otra parte, el resultado de las inversiones financieras a cierre de marzo supera en más de 30 millones al obtenido en el primer trimestre de 2016.

CON LA VISTA PUESTA EN PARIS

Garralda ha avanzado que 2016 ha sido el primer año desde el inicio de la crisis en el que la tasación de inmuebles ha mejorado, por lo que la parte inmobiliaria ya está dando al grupo «los rendimientos que se esperaba de ella».

El principal nicho del negocio inmobiliario de Mutua Madrileña son las oficinas, principalmente en Madrid, dejando de lado las inversiones en hoteles, activos residenciales o logística. «Alguna vez hemos valorado hacer algo que no fuera oficinas, pero lo hemos descartado», ha reconocido.

El directivo también ha reconocido que la compañía ha estudiado adquirir activos en Londres y París, pero ha abandonado dichos planes. En el primer caso, debido a la posibilidad de que se lleve a cabo el ‘Brexit’, algo que supondría que la operación obtuviera el calificativo de «arriesgada».

Respecto a París, Garralda ha avanzado que la aseguradora presentó en el pasado alguna oferta por determinados activos, pero fue rechazada, y ha precisado que, a día de hoy, los precios de la capital francesa son «prohibitivos», por lo que no sería un buen momento para entrar en el mercado, pese a ser el mayor de Europa en oficinas.

El presidente de Mutua también ha desvelado que la compañía ha recibido ofertas para incluir su patrimonio en socimis, pero lo ha rechazado al no ver ventajas en ello.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído