FAES ve «muy elevada» la previsión del Gobierno de recaudación por IRPF e IVA

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) considera que el Gobierno atribuye una elasticidad de recaudación «muy elevada» a los principales impuestos (IRPF e IVA) y urge a concluir el proceso de consolidación fiscal, profundizar en la reforma tributaria y de la Administración pública y a actuar «decididamente» en el control del gasto público.

Así lo señala en un análisis titulado ‘Incertidumbres presupuestarias’ la fundación que preside el expresidente del Gobierno José María Aznar, que considera que las principales incertidumbres para que España pueda cumplir su objetivo de déficit del 3,1% este año se encuentran en la evolución de los ingresos públicos.

La fundación recuerda que el ejercicio 2016 se cerró con un déficit público del 4,33% del PIB, lo que supone que respecto a 2015 «solamente» se redujo en 75 décimas, destacando el «escaso avance» que se ha producido en la Administración Central, que redujo su déficit del 2,59 al 2,52% del PIB y, sobre todo, el «importante empeoramiento» del déficit de la Seguridad Social, que alcanza el 1,62% del PIB, «el peor resultado desde que se iniciara el proceso de ajuste».

Para alcanzar el objetivo de déficit del 3,1% en 2017, los Presupuestos prevén un ajuste en la Administración Central, que debería pasar del 2,52 al 1,1% del PIB, y una reducción menor en el déficit de las comunidades autónomas, que se ven favorecidas por un importante crecimiento en los recursos procedentes del sistema de financiación en más de 5.000 millones, y en el de la Seguridad Social.

En este sentido, FAES augura que, al igual que en los últimos años, serán las corporaciones locales, que tienen marcado el objetivo de equilibrio presupuestario, las que contribuyan con su superávit, que en 2016 fue del 0,64% del PIB, a compensar «posibles desviaciones» de las restantes administraciones públicas.

MENOS RECAUDACION DE LA PREVISTA.

Desde FAES se hace hincapié en las «incertidumbres» referidas a la evolución de los ingresos, ya que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha cifrado en 28.000 millones de euros la desviación en los ingresos en 2016, de los que 13.000 corresponden a las cotizaciones a la Seguridad Social.

«En los ingresos tributarios la cantidad recaudada ha sido 8.000 millones menor de la presupuestada, con una importante desviación en el Impuesto sobre Sociedades, a pesar de las medidas tributarias aprobadas el año pasado, que significaron aumentos importantes en los pagos fraccionados y amplios recortes en las deducciones y otros incentivos fiscales», apunta FAES.

Los Presupuestos para 2017 se elaboran con unas previsiones de recaudación tributaria, antes de las cesiones a entes territoriales, de 200.963 millones, lo que supone un incremento de 7.400 millones (+3,8%) sobre lo presupuestado en 2016 y de 13.000 millones (+7,9%) sobre lo efectivamente recaudado.

Para FAES, a pesar de que España es uno de los países que más crece de la UE y de que se está dejando atrás la deflación, «otro de los causantes de las desviaciones de los últimos ejercicios», se está atribuyendo a los principales impuestos, sobre todo IRPF e IVA, una elasticidad de recaudación «muy elevada», a lo que se suma que los ingresos por el Impuesto de Sociedades «no acaban de despegar», en buena medida por la acumulación de pasivos fiscales diferidos acumulados a lo largo de los últimos ejercicios.

REFORMA TRIBUTARIA Y CONTROL DE GASTO PUBLICO

Asimismo, recuerda que en el 2016 las desviaciones en los ingresos se compensaron con una menor ejecución de los gastos, aproximadamente 11.000 millones, mientras que para 2017 los Presupuestos proyectan un crecimiento del gasto del 5,7%, 10.000 millones, en relación con el ejecutado en 2016, del que se destina el 55% a pensiones, prestaciones por desempleo y pago de la deuda pública.

«Es cierto que la negociación de un presupuesto por un gobierno en minoría parlamentaria tiene importantes escollos, que suelen obligar a aumentar el gasto», indica FAES, que cree que la «relajación» va a producirse principalmente en relación con la oferta de empleo público y la tasa de reposición.

La fundación añade que las cuentas de las administraciones públicas se han beneficiado del crecimiento económico y de la política monetaria del PIB, si bien ve «urgente» concluir al proceso de consolidación fiscal, profundizando en la reforma del sistema tributario y de la Administración pública, y actuando «decididamente» en el control del gasto público, cuya evolución «no debería superar el crecimiento del PIB nominal».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído