Las TLTRO han reducido la concesión de hipotecas en 27.800 millones desde su implantación

Las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico, conocidas como TLTRO (‘targeted longer-term refinancing operations’) y concedidas por el Banco Central Europeo (BCE), han reducido la concesión de hipotecas en, aproximadamente, 27.800 millones de euros desde su puesta en marcha, de acuerdo con el documento de trabajo ‘Modelos para los flujos de nuevo crédito en España’, de BBVA Research.

Esta cantidad equivale al 34% del crédito hipotecario concedido desde entonces, según el informe, que concluye que la subasta de liquidez dirigida por el BCE, puesta en marcha en 2014, ha contribuido negativamente a estos flujos de crédito, «como era de esperar».

Así, las TLTRO han frenado la demanda de crédito vivienda que impulsaron la confianza por la caída del paro y el descenso a mínimos de los tipos de interés.

Respecto a estos flujos de crédito hipotecario, el informe indica que la renegociación de hipotecas afectadas por la eliminación de las cláusulas suelo de un conjunto de entidades tuvo un efecto al alza en los dos últimos trimestres de 2015 y el segundo de 2016.

EFECTO MARGINAL EN EL CREDITO A EMPRESAS INFERIOR A UN MILLON

Por otra parte, las TLTRO han tenido desde su puesta en marcha un efecto marginal sobre los flujos de crédito a empresas inferiores a un millón de euros, de acuerdo con el documento.

Las TLTRO aportaron positivamente a estos flujos de crédito a partir de la segunda mitad del año 2014, cuando se pusieron en marcha estos programas, pero lo hicieron «muy marginalmente», señala en el documento BBVA Research, que calcula que esta aportación se sitúa en 1.500 millones de euros, lo que supone apenas el 0,4% del crédito concedido.

Además, en el primer trimestre de 2016, «ante la caída de los precios y el reducido crecimiento de la eurozona», el BCE comenzó a comprar deuda corporativa, «incentivando la desintermediación bancaria», señala el documento, firmado por José Félix Izquierdo de la Cruz.

En cuanto a los flujos de crédito a empresas superiores a un millón de euros, el estudio indica que en la segunda parte de 2014 las primeras subastas TLTRO impulsaron la demanda de crédito por las «excepcionales condiciones que ofrecían las entidades».

Sin embargo, este impulso «se agotó» un año después y el crédito volvió a retroceder «de forma intensa» hasta 2016, cuando se estabilizó en niveles mínimos de casi 40.000 millones de euros trimestrales.

CONTRIBUCION POSITIVA AL CREDITO AL CONSUMO

Por otra parte, las subastas de los programas del BCE han sido «claramente impulsoras» del crecimiento del crédito al consumo de los últimos dos años, debido a los «claros síntomas de agotamiento» que presentaban el resto de variables.

Desde su implantación, las TLTRO han contribuido con 7.500 millones de euros al crédito al consumo, lo que supone un 15% del crédito concedido hasta finales de 2016, según el documento.

Por su parte, las primeras TLTRO generaron un impulso positivo sobre los flujos de crédito a familias, pero su efecto no se ha mantenido en el tiempo y se volvió negativo en 2016. En todo caso, desde su implantación, las subastas de liquidez han contribuido con 1.900 millones de euros al flujo de nuevas operaciones, casi un 4% del crédito concedido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído