Materias primas

Ellen R Wald PhD: «¿Acordará la OPEP+ el acuerdo de reducción antes de la cumbre de diciembre?»

Ellen R Wald PhD: "¿Acordará la OPEP+ el acuerdo de reducción antes de la cumbre de diciembre?"
OPEP, petróleo, barril de crudo. EP

Debido a la volatilidad de los precios del petróleo, los observadores del mercado aguardan la reunión del G20 que se celebra en Argentina el 30 de noviembre y la reunión de la OPEP+ (miembros de la OPEP y aliados no miembros) del 6 y el 7 de diciembre para conocer más indicios.

Aunque los Jefes de Estado de los tres mayores producores de petróleo del mundo (Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudí) asistirán a la reunión del G20, no es probable que los precios del petróleo estén muy arriba en la lista de las conversaciones bilaterales que puedan darse. Hay muy poco que Estados Unidos pueda decir o hacer sobre este tema que pueda influir en el mercado.

Aparte de usar su cuenta de Twitter para incitar a la bajada de los precios del petróleo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no puede controlar ni siquiera influir en la producción de petróleo de Estados Unidos. La industria petrolera de Estados Unidos se compone de una amplia gama de productores (grandes o pequeños) que toman decisiones sobre la producción en base a sus propios intereses financieros. Trump podría o querría hacer poco para disuadirlos de mantener sus niveles de producción.

Ha habido cierta especulación en torno a que el príncipe Mohammad bin Salman de Arabia Saudí y el presidente Vladimir Putin de Rusia podrían hablar de la producción de petróleo en la reunión del G20, pero los observadores del mercado no deberían esperar negociaciones serias ni pronunciamientos. El debate real que podría impactar en el mercado tendrá lugar entre los ministros de petróleo de Arabia Saudí, Rusia y el resto de la OPEP, ya que son estos funcionarios los que sientan las bases de las reuniones entre miembros y no miembros de la OPEP de la semana que viene.

Los precios del petróleo de Estados Unidos se sitúan por debajo de 50 dólares por primera vez en más de un año este jueves después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, indicara que se siente cómodo con los precios actuales del petróleo.

El movimiento pone en duda los planes —que se están discutiendo actualmente entre los productores miembros y no miembros de la OPEP—, para volver a las asignaciones de producción acordadas país por país e implementadas hace dos años. En la actualidad, algunos países de la OPEP y otros no miembros de la OPEP están produciendo por encima de esas asignaciones para compensar la escasez de suministro de Venezuela e Irán. Arabia Saudí, en particular, ha estado produciendo entre 11,1 y 11,3 millones de barriles al día de petróleo en noviembre, más de 1 millón de barriles diarios más de su asignación de 10,06 millones de barriles diarios, según S&P Global Platts. El ministro del petróleo de Rusia, Alexander Novak, ya había dijo previamente que Rusia no estaba interesada en la reducción de su producción en este momento, aunque esto fue antes de que el Brent descendiera hasta 60 dólares por barril. Aunque Putin dijo que Rusia se siente satisfecha con los precios del petróleo en 60 dólares por barril, como lo estaba también cuando el petróleo estaba en 70 dólares por barril, Novak ya se está discutiendo una reducción de la producción con las compañías petroleras rusas más importantes. Es probable que acepten volver a los niveles de producción indicados en la asignación anterior de Rusia. La producción de petróleo ruso suele descender de todos modos durante los meses de invierno, por lo que acceder a reducir la producción les conviene.

Arabia Saudí ha afirmado que está dispuesto a reducir su producción para «dar estabilidad» al mercado en el año 2019, pero que no piensan asumir esta reducción ellos solos. Esto significa que Rusia, Irak, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos deben comprometerse a reducir la producción en enero. De estos países, Irak planteará el mayor reto porque ha producido siempre por encima de asignación. Irán, que se opuso a la decisión de algunos países de producir por encima de sus asignaciones en la última reunión de la OPEP, probablemente no se oponga a los planes de volver al equilibrio anterior. La producción de petróleo iraní disminuyó en octubre, así como las exportaciones de Irán. Seguramente un mayor descenso de las exportaciones está garantizado debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Los datos de TankerTrackers.com sobre las exportaciones de Irán de los primeros 21 días de noviembre confirman esto.

Si se llega a este acuerdo y los productores principales acceden, podría disminuir la producción de petróleo en más de 1,55 millones de barriles al día. Los mercados interpretarían esto como una buena señal y los precios podrían empezar a subir. A quien no le gustaría nada esto es a Trump, aunque es poco probable que pueda hacer nada más que airear su frustración. Por el contrario, si los precios del petróleo vuelven a subir, aunque sólo sea 10 dólares por barril, los productores de petróleo de esquisto de Estados Unidos se pondrán muy contentos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído