Visión del mercado

Francisco Coll Morales:»Una retirada de estímulos superficial, pero necesaria para la economía»

Francisco Coll Morales:"Una retirada de estímulos superficial, pero necesaria para la economía"
Economía del bien común

El Banco Central Europeo anuncia una retirada en el programa de compra de activos. Los mercados, ante estas declaraciones, encaminan una corriente alcista que lleva al IBEX a superar, nuevamente, los 8.800 puntos básicos.

El Banco Central Europeo, con Mario Draghi al frente del organismo monetario, ya ha comenzado la necesaria retirada de estímulos, que tanto hacía falta en la economía. Pese a la continuidad que plantea el Banco Central Europeo de continuar con unos tipos de interés al 0%, al menos, este sí ha anunciado la finalización del programa de compra de activos al comienzo del nuevo año.

Y es que, esta compra de activos por parte del organismo, con una economía que crece a un buen nivel y que, a priori, se considera consolidado el crecimiento, es completamente innecesario. Como digo, estamos ante una economía que, salvo posibles encrucijadas como las tensiones comerciales o los riesgos que desata el Brexit, crece a un ritmo muy superior al de otros años anteriores.

Seguir con unos programas de políticas basadas en los incentivos, mientras que la economía ya fluctua a niveles óptimos, es, dicho de una forma coloquial, gastar balas innecesariamente. Debemos comprender que la economía está creciendo, de forma generalizada, a ritmos bastante maduros. Por ello, el papel que debe asumir el organismo europeo es el de consolidar un crecimiento, en lugar de seguir incentivándolo.

Al menos, así lo ha visto el mercado, el cual ha mostrado un gran optimismo de los inversores ante la actuación planteada por el organismo. Pese a que ya estaba descontada la actuación en los mercados, en la jornada de hoy, las bolsas han continuado su crecimiento alcista, llegando a situar al índice bursátil español, nuevamente, por encima de los 8.800 puntos. Esto refleja la gran aceptación de los inversores con la retirada del QE.

Como ya han indicado diversos organismo, los próximos años que avecina la economía van a ser cruciales para esta. Pues estamos ante un punto de inflexión, en el cual hablan de agigantados crecimientos, a la vez que avecinan nuevas recesiones para el 2020. Por ello, debemos ser cautos a la hora de seleccionar las políticas económicas que marcarán el itinerario de la economía en los próximos años.

Sería un gravísimo error, de estar ante nuevos escenarios de recesión, prolongar unos incentivos y unos estímulos en la economía, pues de darse una nueva depresión o desaceleración de esta, el organismo quedaría de manos atadas para llevar a cabo nuevos estímulos. Además, como he dicho, la prioridad actualmente es tomar las decisiones correctas que aboguen por la sostenibilidad del crecimiento en el largo plazo y, dicho sea de paso, de una forma generalizada e inclusiva.

Estamos en un momento de retirada. Ya lo hemos visto en los mercados, los inversores esperaban una actuación del BCE y, aunque esta actuación haya sido muy superficial, ha sido el primer paso de una retirada que, como he dicho, es muy necesaria para la economía. Los mercados fluctúan bien y se puede observar, como hemos comentado, la buena acogida que ha tenido las declaraciones de Mario Draghi.

Ocurra lo que ocurra, el deber ahora está claro y los siguientes puntos a llevar a cabo, más allá de subir los tipos, es la puesta en marcha de un plan de actuación que solucione temas prioritarios como el Brexit, así como todo aquello que está generando y sembrando la incertidumbre en los mercados. Lo que más penaliza un inversor es la incertidumbre, por lo que eliminar todo aquello que la genera, será el próximo paso que debe tomar el organismo.

Además, aún seguimos viendo tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, unas tensiones entre las dos primeras potencias económicas del mundo y que siembran el pánico en los mercados. Aunque la gente ya empiece a ver esta incertidumbre como un hecho habitual en la agenda bursátil, la incertidumbre que esto genera y, más importante aún, el peligro que supone para el gran motor de crecimiento global -el comercio internacional- no deja tranquila a la economía.

Por ello, de un modo u otro, esta retirada de estímulos se da en un buen momento, pues de haber una recesión, podríamos volver a aplicar nuevos estímulos para reactivar. Por otro leo, de darse un buen crecimiento en la economía, estos esfuerzos podrían destinarse a incentivar la sostenibilidad del crecimiento en el largo plazo, aprovechando los recursos para reducir riesgos y vulnerabilidad en temas tan cruciales como el déficit público de determinados países de la eurozona.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído