Visión del mercado

DWS: «El mercado laboral estadounidense continúa sano»

DWS: "El mercado laboral estadounidense continúa sano"
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (FED). EP

Es probable que en su reunión de la próxima semana la FED todavía vea motivos suficientes para subir los tipos de interés en 25 puntos básicos. El mercado laboral estadounidense continúa sano

Piense un momento sobre lo que le espera a los representantes de la FED en las reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) del 18 y 19 de diciembre, donde probablemente decidan volver a subir los tipos. Esta decisión podría motivar la difusión de comentarios polémicos en Twitter y no solo procedentes de la Casa Blanca.

También en Wall Street llevan unas semanas preocupadas por si la FED exagerará en relación con el actual momento de ajuste del ciclo. Estas preocupaciones cobran sentido si se tiene en cuenta la reciente debilidad del mercado.

No obstante, esta incertidumbre no se corresponde con los datos disponibles, que sugieren una buena salud de la economía estadounidense. En nuestro “gráfico de la semana” mostramos cómo el desempleo continúa disminuyendo hasta mínimos que no se han visto en 50 años. Ante este panorama, la subida de los salarios ha sido sorprendentemente moderada en el actual ciclo económico. Con un ligero aumento, de acuerdo con los datos más recientes. “Los costes laborales se están acelerando, aunque a un ritmo moderado”, tal y como señala Josh Feinman, U.S. chief economist de DWS (DE:DWSG). Dicho esto, la subida de los salarios se mantiene en línea con el objetivo de inflación que tiene la Fed.

¿Puede que los mercados se estén preocupando sin motivo? No exactamente. El debilitamiento del crecimiento de la demanda, el endurecimiento de las condiciones de financiación, las fricciones comerciales, la fortaleza del dólar estadounidense (USD) y el debilitamiento del crecimiento en el resto del mundo, eventualmente, disminuirán la necesidad de más subidas en los tipos de interés. El problema es que esos potenciales factores que podrían afectar el crecimiento de EEUU tienden a cambiar diariamente. Por el contrario, la política monetaria, incluso en el mejor de los casos, da resultados de manera diferida y variable. Sin duda, en política monetaria se pueden dar errores. Afortunadamente, no creemos que la economía estadounidense esté al borde del precipicio donde un ligero cambio pueda desestabilizarla.

mercado estadounidense

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído