Visión del mercado

Moisés Romero: «El trasfondo de esta fase correctiva recuerda al del crash de 1987»

Moisés Romero: "El trasfondo de esta fase correctiva recuerda al del crash de 1987"
Negocio, empresa, ejecutivos, bolsa e inversión. PD

Me contaba uno de mis gurús favoritos hace unos días que «la coordinación al instante de los bancos centrales ha evitado el colapso de los mercados en algunos momentos de este 2018, que dice adiós. Un 2018 lleno de desastres financieros. Un 2018 recomendado por unos y otros.

Por todos. La obstinación del BCE de mantener los tipos de interés a cero patatero es una de las causas, aunque no la única. Desde hace muchos meses, los participantes en los mercados han tenido mucho miedo a los temblores bajistas de Wall Street, que se dejaron sentir con más fuerza en la semana de Navidad.

Las ondas expansivas han continuado, pero apareció la mano de dios, la intervención de los bancos centrales e instituciones próximas a ellos para evitar el caos. Hoy los bancos centrales están muy atentos a los mercados financieros.

La bicicleta tiene que seguir en pie. Ya se habla de nuevas QE, de caídas de tipos, de intervenciones masivas. Hay mucho emoción fuera de sí, descontrolada. Hace falta reflexión y sosiego. Mirar un poco más lejos. Esto no significa que el mercado esté equivocado. Quizá haya ido demasiado lejos en sus malos pronósticos. Ya veremos…»

Dice Nicolás Fernández desde M&G Valores que asumiendo que el S&P 500 está desarrollando una corrección al ciclo alcista desde febrero de 2016, los objetivos de caída más probables serían el 2.390 (50% de retroceso) y el 2.250 (61,8% de retroceso). La alternativa sería considerar que estamos corrigiendo no sólo el proceso alcista desde 2016 sino todo el proceso alcista desde 2009. En este caso la corrección podría llevarnos a la banda 2.150-1.850.

El trasfondo de esta fase correctiva recuerda al del crash de 1987. Y no porque esperemos un crash, que no lo esperamos, sino porque se trata de una corrección muy intensa sin una justificación económica detrás en apariencia. Al contrario que en 2008-09, por ejemplo, ahora el entorno económico y financiero es muy positivo y no existen indicios de que esto vaya a cambiar drásticamente.

Al igual que en 1987, sin embargo, la Bolsa (en EEUU) acumula una subida muy intensa en los últimos años sin apenas correcciones y este es un entorno propicio para una corrección técnica intensa y violenta como la que estamos teniendo. Lo positivo de un escenario de este tipo es que una vez el mercado se haya limpiado y encuentre un suelo definitivo cabe esperar que el proceso de recuperación sea también relativamente rápido ya que las condiciones de la economía en principio seguirán siendo favorables.

Los índices europeos últimamente están cayendo con menos fuerza que los norteamericanos algo que hace muchos años no sucedía. Desde luego que mientras la corrección en EEUU continúe no cabe esperar una recuperación en Europa sostenible. Pero si lo vemos como un indicio positivo en el sentido de que el mercado no parece estar descontando una gran crisis económica pues en ese caso los índices de mayor riesgo (Europa, Emergentes) estaría cayendo mucho más que EEUU.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído