Eduardo Asenjo / Investing.com

Bajada de tipos en EEUU: ¿Solución o problema?

Bajada de tipos en EEUU: ¿Solución o problema?
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (FED). EP

Muchos de los bancos centrales utilizan la evolución de la inflación, el crecimiento del PIB y la tasa de desempleo para conocer el estado de la economía.

Una causa de que comience una recesión puede ser una situación en el mercado laboral de pleno empleo. Una economía sobrecalentada lleva a la inflación cuando la ratio de desempleo es muy baja.

En esta situación de pleno empleo, los trabajadores ganan poder sobre las empresas a la hora de solicitar subidas salariales, ya que no existen tantas personas desempleadas como para buscar mano de obra más barata y cualificada.

La falta de esta opción pone a las empresas en una situación comprometida, viéndose en algunos casos obligadas a subir los salarios de los actuales trabajadores. Esto se ve traducido en un aumento de los gastos de personal y, por tanto, en una reducción de los márgenes de beneficio.

Esta situación de subida de sueldos podría ser el detonante para un aumento de la inflación, ya que provocaría que las empresas aumentasen los precios para mantener sus márgenes. Por lo que estas dos acciones podrían dar lugar a una espiral inflacionista.

Pero el panorama que nos estamos encontrando en la inflación de EE.UU. es diferente, ya que se encuentra disminuyendo desde su último repunte en mayo (2%), encontrándose en julio en el 1,6%.

Pero la verdad es que el IPC lleva bajando desde finales de 2018 debido, en parte, a la bajada de presiones inflacionistas con la caída del petróleo desde mediados de 2018 y con las tensiones en la guerra comercial, la cual también afecta a una disminución de las presiones, ya que disminuyen las perspectivas sobre la evolución positiva de la economía.

Por otro lado, cada vez nos encontramos en una economía más globalizada y, por tanto, con un comercio más internacional, donde la presión de los productos low-cost es mayor.

Esto lleva a los consumidores a buscar sus productos no solo en las compañías nacionales, sino también fuera, adquiriendo lo que necesitan de otras economías donde puedan encontrar los productos deseados a precios más bajos. Como consecuencia, nos encontramos con una inflación a la que le cuesta subir y que, realmente, ya no muestra tanta precisión sobre la situación de la economía.

Esto hace cambiar la vista hacia la deuda. Lo que se está viendo tanto en el sector privado como en el público es que está aumentando la deuda contraída. Este incremento se produce con perspectivas de que en el futuro serán capaces de poder cumplir con los créditos debido a unas expectativas sobre la evolución de la economía lo suficientemente buenas como para cumplir con los pagos.

Esta bajada de los tipos de interés pretende facilitar que se mueva el dinero para que así siga creciendo la economía, pero otra consecuencia que tiene es que también se facilita la concesión de la deuda y, por lo tanto, que esta siga creciendo.

No solo hay que mirar que vaya aumentando el consumo al facilitar el flujo del dinero, sino también que se pueda incrementar la deuda, pudiendo crear problemas en el futuro en el caso de que no se pueda sostener más el crecimiento de la economía y se produzcan incumplimientos.

Bajada de tipos en EE.UU.: ¿Solución o problema?

Comentar

Artículos relacionados

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído