Los 4×4 pagarán 33,5 euros para entrar en el centro de Londres

(PD).- Londres se va convertir en una ciudad imposible para los propietarios de los automóviles más contaminantes. A partir del próximo mes de octubre, quienes posean vehículos que emitan más de 226 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, como es el caso de la mayoría de los todoterreno y coches de lujo, deberán pagar un peaje por entrar en el centro de la capital británica de 25 libras diarias (33,5 euros), el triple de la tarifa estipulada hasta ahora (11 euros).

Cuenta Begoña Arce en El Periódico que, por el contrario, los coches que emitan menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro no pagarán peaje alguno. «Nadie necesita dañar el medio ambiente conduciendo por Chelsea con coches que engullen carburante como tractores», declaró ayer el alcalde de la ciudad, Ken Livingstone, al presentar la propuesta.

Livingstone quiere incitar a los londinenses a desplazarse en vehículos eléctricos o híbridos y a utilizar más motocicletas y bicicletas. Al alcalde le preocupa la calidad del aire en la capital, cuya suciedad en algunos puntos supera los límites permitidos por la reglamentación europea. El tráfico acarrea el 22% de la contaminación.

Además de los coches que emitan más de 226 gramos por kilómetro, la medida también se extenderá a los vehículos con matrículas registradas antes de marzo del 2001 y a los que tienen motores de más de 3.000 centímetros cúbicos.

35.000 VEHÍCULOS DIARIOS
En total, unos 35.000 vehículos diarios podrían verse afectados por este espectacular incremento en el peaje de entrada, que viene funcionando desde febrero del 2003.

La llamada Congestion Charge empezó costando cinco libras por día, pero el pasado año el precio subió a ocho y la zona de pago se amplió hacia los barrios ricos del Oeste. El objetivo a largo plazo es que las emisiones de dióxido de carbono en Londres se reduzcan en un 60% en el año 2025 con respecto a los niveles actuales.

La propuesta de Livingstone no deja de ser muy arriesgada. Las elecciones a la alcaldía están previstas para el mes de mayo y la campaña electoral se presenta mucho más reñida en que en las dos ediciones anteriores.

Comerciantes y algunas asociaciones ciudadanas se oponen a la tasa. «Es una medida que no se basa en lógica alguna, sino en simples prejuicios contra quienes usan un tipo especial de vehículo», declaró un portavoz de la llamada Alianza Nacional contra Peajes. En cambio, grupos ecologistas como Greenpeace se felicitan por la decisión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído