La huelga de transportistas cuesta más de 500 millones diarios

La huelga de transportistas cuesta más de 500 millones diarios

(PD).-Los sectores afectados por el paro de los transportistas sufren un duro revés económico, que las patronales cifran en pérdidas millonarias de ingresos. Sólo en los pasos fronterizos, que se abrieron ayer, se ha bloqueado la salida diaria de 250 millones de euros.

Los camioneros no sólo han cortado las principales arterias de la red viaria española. También han taponado el riego sanguíneo de los sectores económicos que dependen del transporte terrestre de mercancías.

Agricultores, ganaderos, fabricantes de coches, distribuidores comerciales y las industrias alimentaria o metalúrgica, entre otros, están sufriendo pérdidas millonarias desde la noche del domingo. A ellos se le suman los camioneros que no se quisieron adherir a la huelga, que son mayoría. Incluso la industria farmacéutica ha hecho sonar las alarmas de desabastecimiento “en una semana”.

Las estimaciones -según informa Expansión– con datos de las patronales, apuntan a que la huelga está pasando una factura de más de 500 millones de euros las empresas españolas.

Los damnificados más directos son los camioneros que no apoyaban el paro. Según datos de la Confederación Española de Transporte de Mercancías, sólo sus transportistas adscritos (un 80% del total) están perdiendo –como mínimo, por la cláusula de “paralización de vehículos”– 77 millones diarios. A ésto habría que sumarle unos 5 millones de euros al día para sufragar los destrozos provocados por los piquetes.

La logística constituye una pieza clave en el engranaje de la economía. Sobre todo, para el comercio con el resto del mundo: más de la mitad de las exportaciones, según las Cámaras de Comercio, salen de España por carretera. El corte de las fronteras con Francia y Portugal han dejado, por tanto, 250 millones de euros diarios retenidos, según las estadísticas del Banco de España.

El colapso logístico ha parado casi por completo la industria del motor, electrodomésticos o bienes de equipo, entre otros segmetnos de actividad. “El 80% del sector del metal trabaja just in time, es decir, con un stock de provisiones para dos o tres días”, argumenta Ángel Hermosilla, de la Unión Patronal Metalúrgica de Barcelona.

Las “dificultades han comenzado”, advierte, para muchas empresas. Hoy mismo, por ejemplo, las 18 plantas de automóviles de España dejarán de producir 13.000 vehículos, según la patronal Anfac. Las grandes marcas del motor han decidido parar las cadenas de montaje y, en algunos casos, como el de Nissan, reducir temporalmente sus plantillas hasta el fin de la huelga.

La producción perdida “ya no se recupera”, aseguran fuentes de un sector que, de media, factura a diario 130 millones de euros y ocupa a 70.000 trabajadores. Además, los fabricantes auxiliares del motor, en torno al 35% del sector del metal, han quedado igualmente varados por la parálisis de las carreteras.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído