La venta de coches se desplomó un 48,8% en febrero

(PD).- A pesar de la avalancha de ofertas, que en algunos casos rozan los 12.000 euros por vehículo, el mercado español sigue en caída libre. Hasta el punto de que en febrero del año pasado, se vendieron casi los mismos coches que en los dos primeros meses de 2009.

Durante el pasado mes de febrero se matricularon en España un total de 62.107 vehículos, entre turismos y todoterrenos, según datos de las asociaciones Anfac, Ganvam y Faconauto. Esto supone una caída del 48,8% respecto al mismo periodo de 2008, cuando el mercado todavía mantenía el pulso. Entonces, las matriculaciones ascendieron un 0,6%, hasta los 121.415 vehículos. Es decir, casi los mismos coches que suman enero y febrero de 2009.

También es cierto que era algo previsto, por el buen nivel de las ventas en febrero de 2008 y porque nadie espera una recuperación rápida. Asimismo, se está dejando notar mucho la falta de ayudas directas a la compra que, en países como Alemania, están haciendo que la demanda suba como la espuma.

Por ejemplo, Volkswagen cerró febrero con más de 120.000 unidades vendidas en el mercado alemán, una cifra histórica para la marca en el país. Y en Opel, el Corsa ha llegado a los 40.000 coches, su mejor registro en cinco años.

La clave son los 2.500 euros de ayuda que recibe el comprador de un coche nuevo si entrega uno con nueve o más años. Francia e Italia son otros de los dos grandes mercados europeos que cuentan con este tipo de subvenciones.

La locura desatada es tal que, si en el arranque del plan apenas había 2.000 demandas diarias, durante el mes pasado hubo picos de hasta 16.500. De hecho, el 80% de quienes compraron un Volkswagen reconocieron que lo habían hecho al calor de esta ayuda, que está beneficiando sobre todo a los modelos más pequeños y de precios contenidos.

Así, optar por un Opel Corsa, un VW Polo o un Golf puede acarrear verse incluidos en una lista de espera de varios meses. Y eso que el plan está teniendo un efecto multiplicador fuera del país, al obligar a algunas fabricas a incrementar su ritmo. Las españolas de Volkswagen, en Landaben; de Seat, en Barcelona, y de Opel en Figueruelas, son tres de ellas.

No obstante, algunos observadores apuntan que es un fenómeno a corto plazo. Y señalan que la tendencia al alza no se consolidará mientras no se recuperen los mercados exteriores hacia los que va cerca del 40% de la producción alemana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído