Los jeques de Abu Dhabi aprovechan la crisis para asaltar la alemana Daimler

(PD).- A pesar de que los emiratos no son lo que eran, aunque la crisis les ha afectado como a otros países y los precios del petróleo se han alejado de los 146 dólares a los que llegaron a mediados de 2008, Abu Dhabi sigue siendo un comprador poderoso con liquidez para gastar.

El emirato se ha convertido en uno de esos cazadores de gangas que están aprovechando cotizaciones históricamente bajas para ganar importancia en ciertas empresas.

Este lunes ha aprovechado los bajos precios de la acción (ha perdido un 59% en un año) para convertirse en el mayor accionista del fabricante automovilístico alemán Daimler. El inversor Aabar, controlado por Abu Dhabi a través de una sociedad que tiene el 71% del holding, ha adquirido una participción del 9,1% en Daimler por 1.950 millones de euros (2.671 millones de dólares) en una ampliación de capital. Con la entrada del fondo estatal Aabar, son dos países del Golfo Pérsico los grandes accionistas de Daimler: Abu Dhabi, uno de los Emiratos Arabes Unidos, y Kuwait.

El precio de adquisición de las nuevas acciones en la ampliación de capital (en total 96.408.000 títulos) fue de 20,27 euros, algo por debajo del precio actual en el mercado. De esta manera, la compañía alemana, que pasa por menos problemas que sus rivales estadounidenses, sobre todo a partir de su separación de Chrysler, consigue liquidez y evita cualquier intervención del Gobierno.

Kuwait, también con ciertos problemas debido a la crisis, ha mantenido una participación en Daimler desde 1974, que tras la ampliación de capital se sitúa en el 6,9%, frente al 7,6% que tenía a finales de 2008. El 84% restante de las acciones de Daimler es capital flotane.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído