El sector del automóvil advierte de que peligran 10 plantas europeas

(PD).- Que el sector del automóvil sufre una profunda crisis es algo redundante a estas alturas. Pero que peligran un mínimo de 10 grandes fábricas en Europa, entre ellas, tres españolas, es algo mucho más serio. Un informe encargado por el Parlamento Europeo llega a la conclusión de que los cierres serán inevitables si persiste la caída de las ventas, que ha rebajado el uso de la capacidad productiva del 80% de media en Europa en el 2007 hasta el 65% este año.

«Esos niveles son insosteniblemente bajos para cualquier tipo de rentabilidad», indica el estudio, que sitúa el umbral para que los fabricantes obtengan beneficio a partir del 80% de utilización de la capacidad productiva. En el caso de España, las fábricas de automóviles se encuentran ahora a un nivel inferior al 70%, frente a más del 90% dos años atrás, según la consultora IHS Global Insight.

Explica Antoni Fuentes en El Periódico que en el primer trimestre del 2009, la producción de vehículos en Europa descenderá alrededor del 25%, lo que supone que se fabricarán unos 1,4 millones de unidades menos que en el mismo periodo del 2008. En el conjunto de este ejercicio, el descenso se moderará hasta el 12%, según las previsiones de la firma.

EN PELIGRO
Con estas amenazas, ya han empezado las apuestas sobre el reparto de fábricas en peligro, entre las que se encuentran tres plantas españolas: la de General Motors en Figueruelas (Zaragoza), la de Renault en Valladolid y la de Peugeot en Villaverde (Madrid), según la revista especializada Automotive News.

El riesgo más inminente es para la planta de Zaragoza que «puede quedar fuera del mapa si Opel cae en manos de un grupo de empresarios e inversores alemanes que actúan con criterios patrióticos», según la opinión de José Antonio Bueno, socio de la consultora Europraxis.

En el caso de la planta de Renault de Valladolid, la principal amenaza es que funciona solo a un turno por el pinchazo de ventas del modelo Modus y que el único proyecto que tiene por ahora es el de fabricar un vehículo eléctrico que, como mucho, puede dar trabajo a un tercio de la plantilla.

Para la factoría de Madrid, el principal riesgo es su reducida dimensión en un momento de un importante descenso de las ventas que puede obligar al grupo PSA a llevar a cabo un nuevo ajuste.

MÁS DE UNA PLANTA
Para Luis Walter, analista de KPMG, el hecho de que algunas multinacionales tengan más de una planta en España aumenta el riesgo de desinversión o de concentración de producción en un momento de un fuerte descenso de los volúmenes de producción.

En esa situación se encuentran Renault, con Valladolid y Palencia; Volkswagen, con Martorell y Pamplona; y Nissan, con Barcelona y Ávila.

«Ningún fabricante tiene claros los planes de producción para los próximos meses», añade. El impacto de la crisis se aprecia con claridad en una encuesta realizada por KPMG a nivel mundial en la que se ha disparado hasta el 77% el porcentaje de empresas que prevén un incremento de las quiebras en el sector.

De momento, lo que ha cambiado es la clasificación mundial de países fabricantes de vehículos que publicará la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA).

China, con 9,3 millones de unidades y un aumento del 5%, ha conseguido superar a EEUU, que ha reducido la fabricación el 19,3%, hasta 8,6 millones. El primer lugar sigue en manos de Japón, con 11,5 millones. Desde la Asociación de Fabricantes de Automóviles (Anfac) advierten de que España perderá un puesto (séptima en el 2007, la producción cayó un 12% el año pasado).

La fortaleza del mercado automovilístico de la Península, que absorbe alrededor del 25% de la producción local, había actuado hasta ahora como un factor de competitividad. Pero las caídas de ventas del orden del 50% en los últimos meses han despojado a las plantas de esa ventaja y ya amenaza algunas inversiones como la de Volkswagen en Martorell para producir el Audi Q3.

Para Simón Rosado, responsable de acción sindical de CCOO, «la mejor política industrial que pueden hacer ahora los gobiernos es incentivar la demanda para reducir los estocs y de esa manera estabilizar la producción».

El mejor ejemplo hasta ahora es el crédito de 42 millones concedido por el Govern a Nissan para financiar la venta de 6.000 vehículos con un mínimo de seis meses en el concesionario. Por ello, se une a la insistente petición de los fabricantes a Industria de que aplique en España un plan con una ayuda directa a los compradores de coches, similar a los que se aplican con éxito en otros países europeos.

2.500 EUROS
El ejemplo más claro es Alemania, donde la subvención de 2.500 euros por cambiar el turismo ha elevado un 25% las ventas hasta mediados de mes, lo que también beneficia a las fábricas españolas. Las ventas de Seat en Alemania han subido este mes el 84%, según anunció el presidente, Erich Schmitt.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído