Planeta y Medio Ambiente

Coche eléctrico: Cómo se conduce, cómo funciona, cómo se aparca y como recarga

Coche eléctrico: Cómo se conduce, cómo funciona, cómo se aparca y como recarga
Wallboc: cargar un coche eléctrico. EP
Que el coche eléctrico se ha normalizado en su utilización es un hecho. Se conducen prácticamente igual que cualquier coche y ya tienen un tacto de freno casi convencional.
Es más, hoy en día generan ya incluso más placer de conducción por varios motivos. Uno de ellos, por su gran aceleración: los motores eléctricos ofrecen un par máximo instantáneo, siendo coches muy reactivos.
Otro, por supuesto, por el excelente confort que genera rodar en absoluto silencio. Conducir un eléctrico genera una relativa paz y tranquilidad, algo que hoy en día y sobre todo a los que se ven inmersos en el tráfico urbano, es de agradecer.

Coches eléctricos: cómo funcionan

El motor eléctrico es la máquina más producida del mundo. Un coche de gama media puede esconder docenas de motores eléctricos, de todos los tamaños. Sin embargo, aún son poco corrientes los coches que los emplean para mover el coche.

Son pequeños, simples, muy eficientes, no necesitan cambio de marchas. Funcionan con altos voltajes y por eso lo más voluminoso es la electrónica de alta potencia que se encarga de gestionar su funcionamiento. Que no estén más difundidos hay que atribuirlo a que necesitan electricidad.

De ir por raíles o con un trole en el techo, como los tranvías, hace años que los coches serían eléctricos. Sin embargo, dependen de una batería, y de su estado de evolución depende el coche eléctrico. Que se abarate, se aligere y sirva a más usuarios y propósitos, dependerá tanto o más de la batería que de la red para recargarla.

Dentro de las entrañas de un coche eléctrico, su motor eléctrico es sólo lo que aparece de color cobrizo. Por delante, casi tan voluminosa, la transmisión. Mejorar el rendimiento de ésta será el siguiente avance del coche eléctrico.

La electrónica de control y de potencia, el verdadero corazón, coronan todo, para una construcción en la fábrica similar al coche de motor convencional.

En cuanto a tipos de tomas de recarga, no hay un estándar, sino varios. El conector Schuko convencional consigue cargas lentas. Por su parte, el conector Mennekes admite altas intensidades, con un cargador de pared específico (o “Wallbox” especial que permite cargas rápidas en poco tiempo).

Coches eléctricos: autonomía y puntos de recarga

Si vas a decidirte por un coche 100% eléctrico, sería interesante que respondieras antes a dos preguntas muy importantes que son clave a la hora de comprar:

  • ¿Qué uso le vas a dar? Es decir, los kilómetros que aproximadamente haces a diario, para echar cuentas y comprobar que la autonomía del vehículo cumple con tus necesidades.
  • ¿Dónde lo vas a estacionar? Si vives en un bloque de pisos y tu coche va a dormir en la calle, no podrás cargarlo. Es imprescindible tener en casa instalado un punto de recarga específico para tu coche eléctrico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído