Guía para no perderse si quieres comprar un coche eléctrico

Guía para no perderse si quieres comprar un coche eléctrico
Coche eléctrico YT

La clave: nuestro ritmo de vida

Conocer nuestras necesidades nos permitirán elegir el vehículo eléctrico que mejor se adapta a nuestro ritmo de vida, por lo que debemos escoger el coche que se ajuste a nuestros recorridos sin dejarnos llevar por autonomías que rara vez necesitaremos según recoge businessinsider y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Los españoles pasan una media de 9.35 horas semanales en el coche según The Boston Consulting Group. Los recorridos medios oscilan entre los 20 a 40 kms diarios, gran parte en carreteras congestionadas, uno de los entornos que más benefician a los eléctricos por su capacidad de recargar su batería con cada frenada alargando su autonomía.

Independientemente de la autonomía total disponible la costumbre de cargar el vehículo, como hacemos con el móvil, mientras dormimos nos permite tener «el depósito lleno» cada mañana aprovechando las mejores tarifas de luz disponibles por la baja demanda de un sistema que necesita optimizar la producción nocturna.

Red de carga

El reto del vehículo eléctrico en España reside en disponer de una red de carga que permita cualquier desplazamiento por el territorio nacional, independientemente del alcance de cada vehículo.

Con un Smart de gasolina podemos llegar desde Santiago de Compostela a Granada a pesar de tener que repostar cada pocos kilómetros. Esta, hoy en día, es la gran diferencia entre los vehículos de combustión y los que marcan un futuro cero emisiones.

A pesar de que compañías como Ibil, Cargacoches o Easy Charger cuentan con una red de carga nacional, la llegada de EDP, Iberdrola y Endesa ayudará a transformar el panorama actual que frena el uso del coche eléctrico en grandes distancias.

En contra de la creencia popular, el coche eléctrico es un gran rutero gracias a su gran confort de marcha, su silencio y las ayudas a la conducción que la gran mayoría incorpora.

Lo único necesario para afrontar largos desplazamientos es una aplicación que nos indique los puntos de carga en nuestra ruta independientemente del operador que los gestione.

Los navegadores de los coches eléctricos nos muestran las mal llamadas «electrolineras» pero no son tan finos como aplicaciones ‘crowdsourcing’ como Electromaps a la hora de indicarnos el punto de carga más cercano, precios, opiniones de usuarios y todos sus detalles.

Cuando queramos viajar de Madrid a París tan sólo habrá que planificar la ruta un poco más de lo que lo haríamos respecto a un coche tradicional.

El truco para acertar

Business Insider España
Los coches actuales tienen potencias de carga de entre de 50 hasta 250 kW lo que permiten recargar la batería hasta el 80% en 25 minutos, en el supuesto que se llegara a cero que suele ser lo lo normal.

Una red de cargadores rápidos al estilo de la implantada por Tesla a nivel mundial, con 13,344 supercargadores, es la solución para reducir los tiempos de carga en los viajes y que lleguemos rápido a nuestro destino independientemente de la autonomía de nuestro EV. Madrid-Granada a bordo de un Model 3 se puede hacer con un stop de apenas 15 minutos.

La clave que todo comprador debe conocer es que los eléctricos tardan casi tanto en llegar del 80 al 100%, como en recuperar el 80% en un punto de carga rápida.

Elegir una batería de más capacidad a pesar de pagar un poco más puede regalarnos grandes recompensas. El Model 3 del ejemplo anterior puede recorrer 400 km con sólo el 80% de batería, los mismos kms que el Tesla más barato al 100%. La diferencia entre ambos es que el primero alcanza el 80% en un supercargador en menos de 25 minutos, mientras que el segundo para igualar la autonomía necesitará otros tantos.

Coste de manteniendo
Esta no es la plaza de garaje ofertada. pixnio
Donde el vehículo eléctrico gana por goleada al de combustión es en costes de operación, es decir, el precio que pagamos por cada km recorrido desde el precio del combustible hasta los mantenimientos y reparaciones.

Pero las diferencias en el bolsillo también se notan en los mantenimientos, puesto que los eléctricos apenas gastan frenos, carecen de aceite, filtros, correas de transmisión y todos aquellos elementos que encarecen cada visita al taller. Una revisión de los primeros 15,000 kms de un Hyundai Kona EV no pasa de 45 Euros frente a los €120 de un Ioniq híbrido con el mismo kilometraje.

Precio de compra y ayudas

El aspecto más negativo de la compra de un vehículo eléctrico es un precio de partida más elevado que su «equivalente» de combustión.

Mientras que con un presupuesto de entre 15.000 y 20.000 euros podemos encontrar un gran abanico de ofertas, para un eléctrico como el nuevo e-208 partimos de los 30,000 euros, sin contar con las ayudas del gobierne o entes autonómicos que pueden rebajar en 5.500 euros la factura final (que no hay que olvidar declarar en la Renta del siguiente año).

El precio más alto de los eléctricos viene compensado con un equipamiento mucho mayor en términos de asistencia a la conducción, seguridad y funciones del coche. Vehículos conectados a tu móvil de serie que te permiten hasta poner el aire acondicionado o la calefacción en remoto son de serie en muchos modelos lo que ‘compensa’ el precio extra.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído