¿Sabes cuál es el ‘peligro’ de los coches eléctricos de alta potencia?

¿Sabes cuál es el ‘peligro’ de los coches eléctricos de alta potencia?
Coche eléctrico YT

Un estudio de la aseguradora francesa AXA dado a conocer recientemente ha puesto de manifiesto un aspecto sobre la movilidad eléctrica que no suele tenerse demasiado en cuenta. Puesto que los coches de baterías entregan todo su par motor en cuanto se aprieta el pedal del acelerador, quienes los utilizan necesitan un periodo de aclimatación a este tipo de comportamiento. En el caso de los modelos eléctricos de gran potencia, la respuesta puede ser tan brutal que cabe preguntarse si todos los que los conducen cuentan con la diligencia necesaria para controlarlos, según recoge eldiario y comparte VueltarapidaGT para Periodista Digital.

El trabajo de AXA concluye que, por desgracia, no suele ser así en muchas ocasiones. Mientras que las tasas de accidentalidad de los eléctricos de pequeño tamaño (pensemos, por ejemplo, en un Renault Zoe como el que emplea el servicio madrileño de carsharing Zity) son casi las mismas que las de los vehículos de combustión equivalentes, entre los turismos de lujo y los grandes SUV se observa un 40% más de siniestros, y aquí estamos pensando en los modelos de Tesla y en los todocamino de alta potencia encabezados por los Jaguar i-Pace, Audi e-tron y Mercedes EQC, cada uno de ellos con alrededor de 400 caballos en sus ruedas.

De acuerdo con la investigación, que consideró una flota de 1.000 coches durante un periodo de siete años, la base del problema se halla en que el vehículo eléctrico no solo gana velocidad con rapidez y de manera uniforme, sino que, como decíamos, lo hace desde muy bajas revoluciones del motor, es decir, de forma casi instantánea. “Esto hace que los conductores puedan ir más rápido de lo previsto”, señala el estudio, acostumbrados como están a los modelos convencionales en los que lleva un tiempo alcanzar esa aceleración máxima.

También tiene efectos en circulación a baja velocidad
Esta peculiaridad del coche eléctrico tiene efectos incluso en la circulación a baja velocidad por ciudad, donde pueden incrementarse los alcances y los pequeños golpes de aparcamiento, todo debido a su arrancada tan impetuosa, que en un coche como el Tesla Model 3 Performance llega a ser rabiosa si uno no toma la precaución de regularla a través de su pantalla digital. En el tráfico por carretera o autopista, ese nervio se traduce en maniobras tan fulgurantes que a menudo se activa la alerta por excesiva proximidad del vehículo precedente y, particularmente, en adelantamientos que hace 10 años –pongamos por caso– solo cabía plantearse hacer con solvencia a bordo de un superdeportivo.

Autor

VueltaRapidaGT

Con una larga experiencia en el mundo de las ondas, el equipo del programa Vuelta Rápida GT entra en Periodista Digital para atender a todas vuestras consultas relacionadas con el mundo del automóvil y la movilidad

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído