La compañía registra un descenso de ventas del 11% en EEUU

Harley-Davidson ya sólo confía en que los millennials moteros rescaten a la compañía

Uno de sus problemas en la base estrecha que tiene de clientes

Harley-Davidson ya sólo confía en que los millennials moteros rescaten a la compañía
La Harley-Davidson es una koto sexy. HD

Espera que con sus nuevos modelos atraiga el interés de los jóvenes

El mítico fabricante estadounidense de motocicletas Harley-Davidson no es capaz de enderezar el rumbo de la compañía en EEUU con un descenso de ventas del 11% en el último trimestre.

La empresa ha anunciado el cierre de su planta de Kansas y el despido de 260 trabajadores, aunque alberga la esperanza de enganchar a los jóvenes con sus nuevos modelos para ampliar la base de clientes.

El año pasado la compañía anunció un cambio de estrategia pero está tardando en llegar. Harley-Davidson necesita como el comer ampliar su base de clientea. Tiene todo para triunfar: una marca poderosa, clientes fieles y un buen producto. Pero los dos últimos se están volviendo en su contra.

Por un lado, las motos de Harley-Davidson no llegan a las nuevas generaciones y a segmentos como mujeres, negros e hispanos, y para colmo, sus clientes más fieles prefieren las de segunda mano.

La compañía suele repetir que el 70% de sus motos que están en circulación en EEUU no son nuevas. El resultado es un mercado muy reducido para Harley-Davison.

Las ventas internacionales no logran compensar el comportamiento de su negocio natural, que registró una caída de ventas del 11%. La facturación total del grupo cayó un 6,7% el año pasado respecto a 2016, hasta 4.915 millones de dólares, con una caída del beneficio del 24% hasta los 521 millones.

Aunque hay que reconocer que se vieron afectados por la reforma fiscal anunciada por el presidente de EEUU, Donald Trump.

Malas previsiones

Lo peor es que el futuro no pinta mucho mejor. La compañía prevé que siga descendiendo sus ventas un 5% para este ejercicio.

Al fabricante con sede en Milwaukee no le ha quedado más remedio que anunciar el cierre de su fábrica en Kansas City mandar la producción a York. Por el camino se quedarán 260 trabajadores.

Con la medida, espera que se genere un ahorro de 65 millones en 2019 y ascienda a los 75 millones en 2020. De momento, tendrá que encajar un coste de 200 millones por el cierre de la fábrica.

Las acciones de Harley-Davidson han llegado a caer hasta un 9%. Los expertos no esperan un gran cambio de tendencia a pesar de la medida.

«Tendrá dificultades para lograr ganancias significativas en ingresos y márgenes, dada la débil demanda de EE.UU», indica Kevin Tynan, un analista de Bloomberg, a principios de este mes.

La compañía se encuentra inmersa en su nueva estrategia de cambio, con la esperanza de atraer a dos millones de nuevos clientes durante los próximos diez años mediante la introducción de nuevos modelos.

Anunció un aumento en la inversión para desarrollar tecnología de motocicletas eléctricas. Espera lanzar su primer modelo dentro de 18 meses y que sea el punto de inflexión de su larga historia que se remonta a comienzo del siglo XX.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído