El Discovery Vision Concept es el anticipo de una nueva familia de SUV de lujo dentro de Land Rover, estrenándose a partir de 2015 con el nuevo Freelander

Land Rover Discovery Vision Concept, el todoterreno del futuro

La realidad aumentada y la tecnología láser toman protagonismo hasta el punto de poder conducirlo a baja velocidad por control remoto

Land Rover Discovery Vision Concept, el todoterreno del futuro
Discovery Concept

Land Rover avanza en el Salón de Nueva York el futuro de uno de sus modelos más legendarios, el Discovery, que a partir de 2015 se convertirá en una familia de carrocerías al estilo Range Rover, es decir, una sub-marca dentro la firma de origen británico que pretende aunar el refinamiento y el lujo con un comportamiento exquisito en cualquier tipo de terrenos, sello distintivo de un modelo que tras 25 años en el mercado ha logrado un éxito rotundo a nivel mundial: más de un millón de unidades vendidas.

En la feria neoyorquina, el Discovery Vision Concept se presenta como una de las novedades más esperadas. Ya que no sólo estamos ante un prototipo de diseño futurista -con unas proporciones similares al actual Discovery-, y soluciones tecnológicas de vanguardia, sino de una estrategia global de la marca propiedad del Grupo TATA que en los próximos años, y siempre bajo el paraguas de distinción y genética campera de Land Rover, apostará por bifurcar la marca en tres firmas: Defender (trabajo), Range Rover (ya vigente, con el Range Rover, Range Rover Sport, y Range Rover Evoque), y Discovery (familia de la que también derivará el sucesor del actual Freelander).

El comunicado de la marca es extenso, y muchos son los detalles que sorprenden en el Discovery Vision Concept, un prototipo que, despejándolo de trazos futuristas (ahí están esas brutales llantas de 23 pulgadas de diámetro), deja entrever los rasgos de diseño tradicionales del Discovery de siempre: el perfil de techo escalonado, el característico pilar C, la línea de cintura elevada combinada con una generosa superficie acristalada, o la moldura asimétrica en la zona de la matrícula de un portón trasero dividido. El spoiler que corona el techo y la parrilla y faros rasgados al estilo Range Rover ponen el punto y final a un diseño más deportivo, dinámico y que, a la vista, resulta más ligero (no especifican peso y dimensiones).


A partir de aquí, las sorpresas se multiplican. Es abrir las puertas, las traseras en sentido contrario, y comprobar que el pilar B ha desparecido, que los umbrales de las puertas se alargan para facilitar el acceso a los pasajeros, y que en los paneles de las puertas se ha ganado espacio suficiente como para colocar unas maletas rígidas tipo trolley (que pueden desmontarse y extraerse).

La configuración de asientos del Discovery Vision Concept se mantiene como en el modelo actual, es decir, con siete plazas independientes, prácticamente simétricas, y distribuidas en tres filas (2+3+2), todas con acceso a las secciones de almacenaje, sistemas de infoentretenimiento (pantallas multifunción de 10 pulgadas en los respaldos con cámara para videollamadas, más la doble pantalla en la consola central) y accesorios, y tapizadas con piel de primera calidad tratadas con productos que repelen mejor el agua el aceite y que por lo tanto se limpian más fácilmente. Por cierto, los dos últimos asientos contarán con una piel color Navy, que contrasta con la de los otros cinco, realizados en piel color Nimbus.

Esta visión de futuro de la familia Discovery incide, por un lado, en las múltiples opciones de configuración interior (siete plazas estándar, seis abatiendo la central, cinco con las dos últimas abatidas en el suelo para ofrecer un buen espacio de carga, y cuatro o modo limusina con la fila central enrasada) y por otro, en el potencial lúdico de la saga Discovery, que en este nuevo prototipo puede extraerse de debajo del piso de maletero una pieza que hace de mesa y que si sigue extrayendo se convierte en un banco para sentarse fuera del habitáculo (al estilo pick-up).

Tecnología de futuro

Land Rover ha echado el resto en materia tecnológica. Detalles sofisticados en su interior, como las dos pantallas táctiles en el volante para que el conductor maneje todas las funciones, o por fuera la apertura de puertas por control gestual, la misma tecnología que se utiliza para activar los intermitentes, los sistemas multimedia, o incluso el cambio de marchas.


Palabras mayores es el uso de la tecnología láser, para la iluminación (como en el i8 de BMW) y algunas funciones de conducción, y la realidad aumentada. Empezando por lo primero, los faros delanteros incluyen diodos de láser que proyectan un haz de luz más nítido, luminoso y uniforme, añadiendo una distancia de alcance de 300 metros. Dice Land Rover que ofrecen una calidad que se aproxima a la luz diurna. La iluminación láser estará asociada a un sistema de cámaras de alta definición, que, en caso de detectar tráfico en sentido contrario, modifica el haz de luz para evitar deslumbramientos.

La tecnología láser también estará presente en los faros antiniebla. ¿Para qué? Para trazar un mapa de la zona que atravesamos, proyectándolo en la pantalla de la consola central, y proporcionando al conductor una referencia visual (Laser Terrain Scanning). Además, el láser también permite marcar objetos sobre la calzada (Laser Referencing) con el fin de ayudar al conductor a calcular espacios estrechos o incluso aparcar o conducir en espacios congestionados.

Las sorpresas no se detienen aquí, ya que el Land Rover Discovery Vision Concept contará con unas ´lunas y techo panorámico inteligentes´, dicho de otra manera, un prototipo que apuesta por la realidad aumentada (tecnología HUD), superponiendo información en tiempo real sobre la vista de los alrededores, tal y como lo ven por las ventanas los pasajeros o el propio conductor (por ejemplo, con una simple mirada, un pasajero puede oscurecer su ventanilla). Por su parte, el conductor se beneficia del denominado ´capó transparente´, un equipamiento que gracias a las cámaras colocadas en la parte frontal inferior del coche capturan imágenes que se proyectan en el parabrisas y así el conductor puede ver lo que sucede bajó el capó.


Por último, Land Rover no falta a su cita con mejoras en el apartado dinámico, con la optimización de su célebre sistema ´Terrain Response´, el mando que gestiona los diferentes modos de conducción y que ahora contará con nuevos sistemas; así como la selección automática de marchas cortas y largas, la asistencia a la dirección a baja velocidad y sobre todo el sensor de profundidad de vadeo ´Wade Aid´, que ahora, en lugar de por sensores de ultrasonido también estará gestionado por tecnología láser, para determinar la profundidad de cauce a sortear e informa al conductor de la viabilidad de la maniobra.

Y si con todo esto no estás seguro al volante, el Land Rover Discovery Vision Concept ofrece la posibilidad de manejar el vehículo a baja velocidad desde el exterior del coche, por control remoto, bien manejando un mando secundario extraíble situado en la consola central o a través de las aplicaciones de smartphone o tablet.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído