Los mejores deportivos del mundo

Hechos para convertir un simple paseo en una experiencia de conducción suprema

Los mejores deportivos del mundo
Ford Mustang GT

Si Zeus hubiera tenido que elegir un coche, sin duda habría cambiado a Pegaso por un superdeportivo. Estas máquinas perfectas están hechas para convertir un simple paseo en una experiencia de conducción suprema, digna de un dios del Olimpo. Un deportivo no se conduce, se siente. Es el único coche que cuando te subes a él sólo piensas en el camino más largo para llegar a tu destino. Todo en ellos es pura emoción para los sentidos, primero para la vista, diseños pulcros, irreales, de ensueño; luego para el oído, ¿quién no se ha erizado al escuchar el arranque de un Lamborghini o un Ferrari Testarossa?; y, finalmente, para el tacto, con esos interiores impecables hechos para sentir el placer de conducir.

El cine los convirtió en elementos de culto, la música en un referente de libertad y la prensa del sector en literatura mayúscula. Frases como la de Walter Röhrl: «Un coche sólo es suficientemente rápido cuando por las mañanas te da miedo abrirlo», son dignas de figurar en los libros de historia. A continuación os dejamos una selección de los mejores deportivos del mundo, esos que sin duda han marcado un antes y un después dentro del universo del motor. Si después de repasar nuestra selección no puedes resistir poseer una de estas joyas, en Model Car World puedes encontrar réplicas exactas de más de ocho mil modelos distintos. ¿Quién sabe?, quizás sea el primer paso para comenzar una auténtica colección de mitos.

Ford Mustang GT

El Ford Mustang GT 1968 puede considerarse el nacimiento del automóvil deportivo estadounidense. Este coche vivió su idilio particular con las estrellas más glamurosas del star system de los sesenta. Steve McQueen lo inmortalizó en una persecución de más de diez minutos en la película Bullit y Serge Gaisbourg, el músico por excelencia de la Francia de la nouvelle vague, le dedicó su canción Ford Mustang. Desde entonces este modelo ha evolucionado sin perder ese carácter indomable que lo situó entre el coche preferido de los americanos, batiendo todos los récords de ventas de la época.

Con motivo del 50 aniversario de este icono, Ford ha realizado una edición especial de la que sólo se producirán 1964 unidades. El Ford Mustang 50 Aniversario está realizado sobre la base del GT 2015 fastback y, como éste, cuenta con un motor V8 de 5.0 litros que se ofrecerá con 420 y 529 caballos. Además de esto se han añadido una serie de detalles clásicos que lo hacen muy especial, situándolo entre los coches más potentes de la gama.

Porsche Carrera 911

Se dice que Peter W. Schutz, el mandamás de Porsche en los años 80, salvó el 911 y el 911, probablemente, salvaría Porsche. Esta fidelidad a su espíritu original, como ningún otro automóvil jamás construido haya hecho, lo ha convertido en el coupé deportivo europeo por excelencia. Presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort, el 12 de septiembre de 1963, este modelo ha conservado desde entonces muchas de las características del coche original: su configuración -motor trasero y tracción trasera-, su carrocería coupé fastback, el motor de seis cilindros bóxer. Sin embargo, los ingenieros de Porsche han sabido introducir generación tras generación los avances tecnológicos más vanguardistas del sector, lo que le ha convertido en el modelo más icónico de la marca. La séptima generación de 911 Turbo, el Porsche 911 Turbo S 2014, no presenta grandes modificaciones mecánicas, más allá de una mejora en el rendimiento que nos deja un Turbo S capaz de pasar de 0-100 km / h en 2,8 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 327 km / h. Adrenalina pura que estará sólo al alcance de los pocos privilegiados que puedan pagar los 223 967 euros que cuesta hacerse con esta belleza.

Lamborghini Countach

¡Countach! fue lo que exclamó el diseñador y dirigente de Bertone, Nuccio Bertone, cuando vio por primera vez el prototipo del nuevo deportivo en el que estaban trabajando por encargo de Lamborghini. Countach, en dialecto piamontés, es una exclamación que se solía utilizar cuando un hombre veía a una mujer bonita. Treinta años después este automóvil que parece salido de las páginas de un comic o de una película de ciencia ficción, sigue despertando la misma sorpresa y admiración que entonces. Sus líneas rectas y futuristas ensombrecieron de pronto al resto de deportivos en la exhibición de Ginebra de 1971 donde se presentó internacionalmente. Bajo la dirección del ingeniero Paolo Stanzani se creó un coche totalmente inédito para la época. El motor era un V12 de 4971 cc, colocado longitudinalmente detrás del habitáculo -de ahí las siglas LP «Longitudinale Posteriore»- y en posición central, entre el cambio de marchas y el diferencial. Esta innovación técnica unida a la impactante silueta en cuña y la apertura vertical de puertas, obra del genial Bertone, han hecho del Lamborghini Countach una clásico imprescindible entre los amantes del mundo del motor. Quizás el deportivo más arriesgado del mercado al que ninguna marca ha logrado superar en cuanto a innovación estética se refiere.

Así pues, si más allá de conducir, queremos vivir una experiencia única de esas que te cambian la vida, es imprescindible ponerse alguna vez al volante de una de estas máquinas de ensueño. Eso si, teniendo cuidado al despertar de poder volver a sentarnos en la carrocería de nuestro mortal utilitario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído