Volkswagen ideó hace más de 3 décadas una reunión de amantes del motor para rendir homenaje a su modelo más icónico, el Golf GTI, y hoy en día esta concentración es uno de los eventos más atractivos de la marca que aglutina a los clientes más fieles

Wörthersee, el sueño húmedo de cualquier marca

SEAT ha tomado mucho protagonismo

Wörthersee, el sueño húmedo de cualquier marca
Wortherse 2015 The Motor Lobby - S.H

El Wörthersee es uno de los 300 lagos que jalonan el sur de Austria, cerca de la intersección con las fronteras de Eslovenia e Italia. Una masa de agua propia una postal que se extiende longitudinalmente a lo largo de unos 18 kilómetros. Tan pertinente, que parece colocada aposta en un entorno de ensueño; envuelto en montañas, casas de madera y el lento paso del tiempo que envuelve a los pueblos vacacionales que lo rodean, acostumbrados a recibir pescadores de fin de semana y familias con ganas de respirar aire puro mientras montan en bicicleta.

Sorprende al viajero poco informado que la primera imagen que recibe al visitar Reifnitz –uno de los pueblos de la orilla sur del lago– en mayo sea, por ejemplo, la de dos Volkwagen Beetle RSi –sólo 250 fabricados– pintados de verde pistacho, apostados en la acera y abiertos para que los curiosos puedan acercarse y admirarlos. Al resto del mundo no debería sorprenderle ya, porque desde hace 34 años esta es una estampa que se repite durante la mitad del mes de mayo. La reunión GTI más famosa y multitudinaria del mundo.

Se non è vero, è ben trovato

Los orígenes de la reunión no están demasiado claros. Aunque hay gente que lo vincula a Ferdinand Porsche y a los amigos que acudían cada año a verlo en su retiro en el apacible pueblo de Gmünd –localidad en la que hoy está el museo de la marca y que se encuentra a menos de tres cuartos de hora del lago–, lo cierto es que parece más probable un origen menos elevado, pero mucho más interesante.

Nos remontamos a 1981, poco después de que Volkswagen introdujese su primer Golf GTI casi como un experimento de laboratorio que acabaría creando un nuevo concepto, el de compacto deportivo. Aquel 1.6 de 110 cv era la puerta de entrada más accesible a un mundo de deportividad tremendamente exclusivo en la época. Todo comenzó aquel año, cuando un pequeño grupo de amigos alemanes, todos ellos dueños de un GTI, decidieron salir juntos de viaje de pesca para celebrar el día del Padre.

En Alemania, el día del Padre se celebra tradicionalmente en el jueves que aquí llamamos de la Ascensión (es decir, el jueves 40 días después de Pascua), lo que lo coloca siempre a mediados del mes de mayo y que allí es un festivo muy celebrado con diferentes fiestas locales que se prolongan a lo largo de todo el fin de semana. Pues bien, estos amigos decidieron sacar sus coches y viajar hasta el pequeño lago alpino de Wörthersee. Era una buena oportunidad de comprobar de qué era capaz ese GTI del que tanto presumían.

Al año siguiente se sumó mucha más gente y casi cien personas se dieron cita con sus coches a orillas del lago. El despegue fue fulgurante. Pronto, cualquier propietario de su GTI esperaba con impaciencia ese puente de mayo para plantarse en Austria y exprimir su coche por las autobahns alemanas y las carreteras alpinas. En 1985, con una organización oficial, ya visitó la Reunión GTI el mismísimo Niki Lauda. Y así, con pocas alteraciones e interrupciones, pero mucha más gente, hemos llegado hasta hoy.

El apoyo de las marcas, fundamental

Hay un monumento muy particular en Reifnitz. Es un gran bloque de granito tallado a tamaño real e imagen y semejanza del Volkswagen GTI original. 25 toneladas de piedra que recuerdan al pueblo y a sus visitantes que un icono del mundo del motor transforma sus vidas una vez al año multiplicando su población por cien.

Algunos momentos a lo largo de la historia de este evento han sido controvertidos. Problemas logísticos, colapso de carreteras y servicios públicos de limpieza, actos vandálicos… No todo ha sido tranquilidad en estas reuniones. Es por eso que, aunque el Grupo Volkswagen siempre la vio con buenos ojos, no se decidió a apoyarla de verdad desde el punto de vista organizativo y presupuestario hasta hace algo menos de diez años.

Para entonces, 150.000 personas se reunían cada año para celebrar el icono de Volkswagen. Una tribu gigante que nadie podía ignorar. El sueño de cualquier marca; un fenómeno nacido de la gente y del amor por un producto. Llegaba el momento de devolverles parte de ese amor.

Y así hemos llegado a 2015. En un evento que ha ido creciendo y que tiene ya un carácter de fiesta nacional en el que se mezclan personas de todo el mundo atraídas por una afición común. Audi, Volkswagen, Seat y Skoda tienen sus propios espacios expositivos, se esfuerzan por traer novedades, ingenieros y pilotos cada año y por entretener a los casi 200.000 visitantes que se desplazan a Austria hoy.

Por los colapsados tres accesos a Reifnitz se ven muchos coches, pero ya ha dejado de ser imprescindible que sean Volkswagen. Cada vez aparecen más Audi y Seat, que ha conseguido crear con sus CUPRA su propia legión de fans deseosos de mostrar al mundo las cuidadosas preparaciones de sus coches. Tal es la magnitud que está adquiriendo la Reunión GTI, que en septiembre se está empezando a realizar un evento de cierre de temporada no oficial y mucho más tranquilo.

Seat luce su ADN sin complejos

Volkswagen ha aprovechado el evento para mostrar un par de novedades. La más interesante, el concept car basado en el Golf: hablamos del GTE Sport; un híbrido enchufable que muestra por dónde va a ir la marca alemana en el desarrollo de vehículos de alto rendimiento. Carrocería de fibra de carbono, motor de rally y dos motores eléctricos. En total, casi 400 cv en un vehículo de diseño futurista tanto en línea como en materiales y tecnología.

Seat no se ha querido quedar atrás y ha levantado mucha expectación en Austria con un familiar. Quién lo diría, pero los 280 caballos del León ST CUPRA han llevado a la marca al escalón más alto del pódium en el circuito de Nordschleife Nürburgring, donde ha dado muestras de su inequívoco carácter deportivo marcando un tiempo récord de 7:58.12 minutos.

El hito, logrado por primera vez por el piloto español y embajador de la marca, Jordi Gené, muestra una vez más que el lema de la marca –tecnología para disfrutar– no es gratuito. El León ST CUPRA se beneficia enormemente del diferencial autoblocante delantero y de la caja de cambios de doble embrague de 6 velocidades. Ambos sistemas permiten garantizar un agarre seguro al firme, incluso en condiciones difíciles. No ha hecho falta mucho más para que Gené, con una versión de stock, marcase el récord en uno de los primeros intentos.

Ya no hay zona de compromiso en familiares. Existes el que lo tiene todo. Espacio para toda la familia y un motor de 280 cv con un rendimiento excepcionalmente deportivo. Como marca la tradición en Austria, Seat también mostró al público la versión más extrema del León. El piloto austriaco Mario Dablander, que compite en la SEAT Leon Eurocup 2015, se presentó además con su León Cup Racer en el evento tras terminar su carrera de Portugal. Vehículo y piloto hicieron las delicias de los aficionados en la zona Seat de este Wörthersee.

Han pasado ya 34 años desde la primera reunión GTI. El espíritu y el carácter festivo del evento original permanece. El lago es una fiesta permanente durante dos semanas de mayo al año. El Grupo Volkswagen ha encontrado un público fiel y trata de corresponderle cada año con novedades y eventos exclusivos. Esperemos que esa simbiosis no se rompa, que dure muchos años más y que nosotros estemos allí para verla. Visitar los lagos del sur de Austria en mayo ya no es tan tranquilo como un viaje de pesca, pero es que hay emociones que sólo el olor de la gasolina y de la goma quemada pueden despertar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído