La Dirección General de Tráfico ha incorporado dos nuevos radares Pegasus para el control de la velocidad, de modo que ya son ocho los helicópteros dotados de este radar

La DGT suma dos Pegasus más a su flota

Vías secundarias, las más peligrosas y de mayor siniestralidad, serán su principal campo de actuación

La DGT suma dos Pegasus más a su flota
DGT Pegasus 3 The Motor Lobby

Con motivo de los numerosos desplazamientos de verano la DGT ha incluido estos dos nuevos radares en helicópteros para completar la posibilidad de vigilancia sobre la totalidad de carreteras. De esta forma, los siete centros de gestión del tráfico de los que dispone la DGT en A Coruña, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza, podrán realizar controles sobrevolando las carreteras.

Los helicópteros están dotados de un mecanismo y un software incluido en la cámara de vigilancia, de modo que además de la velocidad del vehículo se pueden detectar otras infracciones como mantenimiento de la distancia de seguridad. Desde el aire también se puede detectar las distracciones, el uso manual del teléfono móvil, el uso de elementos de seguridad como el cinturón o el casco y maniobras peligrosas o antirreglamentarias.

Los radares Pegasus, cuyo coste se sitúa por unidad en torno a los 170.000 euros, de los cuales 100.000 corresponden a gastos de instalación, cuentan con dos cámaras, una panorámica que facilita el seguimiento y captación de la velocidad y otra de detalle que permite leer la matrícula del vehículo llegando incluso detectar velocidades de hasta 360 kilómetros por hora. Además, estos radares resultan operativos incluso a 300 metros de altura y a una distancia, en línea recta con el vehículo sometido a control, de un kilómetro.

Desde que se puso en marcha el primer radar Pegasus, en marzo de 2013, y tras 1.576 horas de vuelo, Tráfico ha realizado controles de velocidad de 31.520 vehículos y ha denunciado a 8.644 conductores por circular a una velocidad superior a la permitida. La DGT informa de que la velocidad media a la que circulaban los conductores de los vehículos denunciados era de más de 30 km/h por encima a la estipulada en la vía.

En España, según los datos de Tráfico de 2014, más de 7.000 accidentes con alguna víctima tuvieron la velocidad inadecuada como factor concurrente y en el caso de accidentes mortales la velocidad afectó en un 16 % de ellos. La Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea afirma que “la velocidad es un factor determinante en el 30 % de los accidentes mortales y el exceso de la misma aumenta tanto el riesgo de sufrir accidentes como la probabilidad de sufrir lesiones de carácter grave e incluso morir”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído