Goodyear presenta sus ruedas con sensores y esféricas

El fabricante de neumáticos ha presentado en Ginebra un prototipo de neumático con tecnología de sensores para vehículos autónomos, IntelliGrip, y una propuesta rompedora de ruedas esféricas

El prototipo de rueda inteligente diseñado por Goodyear está fundamentalmente enfocado a los coches de conducción autónoma, ya que cuenta con una avanzada tecnología de sensores y ha sido diseñado para servir de apoyo a los sistemas de control de los vehículos autónomos, ya que éstos funcionan a partir de datos que reciben de otros vehículos, de los conductores, de los peatones y de las ciudades inteligentes.

El IntelliGrip puede percibir muchas de las condiciones de la carretera gracias a su «avanzada» tecnología y a su banda de rodadura especialmente diseñada. Además, también emplea una tecnología de desgaste activa, basada en el sistema de sensores de  Goodyear, que monitoriza la presión y el nivel de desgaste, para evaluar el estado del neumático y del vehículo. A parte de registrar las condiciones de los neumáticos y de la carretera, el neumático también se comunica con el ordenador central del vehículo, con el fin de contribuir a ofrecer prestaciones de conducción y seguridad.

El vicepresidente y responsable técnico de Goodyear, Joseph Zekoski, ha afirmado que los neumáticos de este tipo tendrán un doble papel en el futuro, «el de plataformas creativas para superar los límites del diseño convencional y como banco de pruebas para las tecnologías de próxima generación». Y en ese sentido va su propuesta de ruedas esféricas.

El fabricante de neumáticos propone el concept Eagle-360, una rueda esférica que promete una maniobrabilidad sin precedentes favorecida por su revolucionaria tecnología: el neumático en cuestión no se une al coche físicamente sino que se conecta a él mediante levitación magnética gracias a potentes electroimanes. Ello permitiría, según Goodyear, que el coche pueda girar incluso 360 grados sin moverse, lo que sin duda cambiaría la forma de entender por completo el diseño del automóvil para siempre.

El control de las ruedas esféricas de Goodyear se lleva a cabo a través de un ordenador situado dentro del propio neumático y conectado con la centralita del vehículo de forma inalámbrica. Esta rueda esférica, además, puede fabricarse mediante la impresión 3D, lo que simplificaría el complejo de proceso de producción de los neumáticos en la actualidad y, a largo plazo, abarataría sus costes de fabricación y distribución.

En cualquier caso, parece improbable que estas ruedas esféricas diseñadas por Goodyear vayan a ser llevadas a las fases de producción y comercialización en el corto y medio plazo. Antes deberá cambiar la forma de entender el diseño de los coches, para que puedan acoplarse a ellos estos neumáticos peculiares, y la forma en que las personas (o los propios vehículos) conciben actualmente la forma en que se mueven sobre las cuatro ruedas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído