Los ‘siete pecados capitales’ de los conductores

Existen demasiados factores de distracción que aumentan el riesgo de sufrir un accidente de coche, destacando por encima de todos el uso del teléfono móvil como la práctica más peligrosa

Los ‘siete pecados capitales’ de los conductores
Malos hábitos conducción The Motor Lobby

A través de más de 660 entrevistas a conductores, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) acaba de publicar los resultados de un estudio sobre los hábitos de los españoles mientras conducen y su relación con el aumento de la siniestralidad; factores entre los que destacan usar el móvil (83%), conducir bajo los efectos del alcohol (38%), conducir de manera agresiva (29%) y superar los límites de velocidad (26%).

Si hace unos años, los conductores circulaban habitualmente sin cinturón de seguridad o bebidos, ahora esas prácticas se han reducido hasta en un 4% y 12% respectivamente, siendo el uso de las nuevas tecnologías como el teléfono móvil el hábito más peligroso para los encuestados. Así, un 22% de los usuarios reconoce escribir mensajes con el teléfono mientras conduce, un 12% reconoce hablar por el Smartphone sin conectar el bluetooth o un 6% navega por Internet. En concreto, la práctica de conducir y utilizar el móvil aumenta en un 86% el riesgo de sufrir un accidente, dándose en mayor medida entre los conductores de menos de 34 años, aunque no de forma exclusiva en esta franja de edad pues más del 17% del total de los encuestados reconoce el uso de sus dispositivos mientras conducía. A pesar de sus ‘pecados’, son los propios conductores los que admiten la peligrosidad de usar el móvil al volante, incluso por encima de conducir bajos los efectos del alcohol o drogas o superar los límites de velocidad de la vía. A este respecto, un 45% de los encuestados admite exceder en al menos 20 km/h la velocidad máxima.  Un factor preocupante ya que la DGT (Dirección General de Tráfico) apunta al factor de la velocidad como el causante de uno de cada cuatro accidentes mortales.

Otras conductas inapropiadas que se recogen en el estudio son las de comer o beber mientras se conduce, conducir muy cansado, no mirar por el retrovisor o adelantar por la derecha. Como señala OCU no todos los excesos son igual de peligrosos. Entre los datos más positivos recogidos por el estudio de la OCU está el descenso de número de conductores bajo los efectos del alcohol. A diferencia de lo que ocurría hace una década cuando una cuarta parte de los conductores reconocía consumir alcohol y conducir, en la encuesta esta cifra se ha reducido a la mitad, siendo un 12% de los entrevistados los que reconocen mantener tan esta peligrosa conducta. La concienciación al respecto es cada vez mayor, ya que el 60% se manifiesta a favor de incrementar las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol. En este mismo sentido hasta un 55% de quienes participaron en la encuesta se mostró partidario de una mayor presencia de la policía y de la Guardia Civil, acompañado de más campañas informativas (52%) con un mayor número de radares (41%), aunque en este último caso un 40% de los entrevistados critica su colocación con fines exclusivamente recaudatorios.

Por último, la mayoría de conductores admite que muchas de las conductas modificadas en los últimos años se deben al aumento del número de sanciones. Así por ejemplo, solo un 16% de los usuarios ha perdido algún punto del carnet ya instaurado hace una década, o cerca de un 20% de los conductores no cree que sea necesario llevar puesto el cinturón de seguridad, o el casco en el caso de los motoristas, reconociendo que si lo llevan es sólo para evitar posibles sanciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído