ESTÉTICA IMPACTANTE, MECÁNICA INVARIADA

Land Rover Defender X-Tech

A base de una pintura específica, contraste de color, unas espectaculares llantas y un interior con ínfulas de lujo, Land Rover presenta una edición especial del Defender

Land Rover Defender X-Tech
Land Rover Defender X-Tech The Motor Lobby

El Salón de Bruselas, eclipsado por la notoriedad internacional del gigante de Detroit, ha sido el escenario elegido por Land Rover para presentar una edición especial de su modelo más campero, el Defender, que con estas atractivas versiones pretende consumir sus últimos momentos de vida comercial.

Partiendo del Defender 90 con carrocería industrial, es decir con chapa en lugar de cristales traseros, esta versión del Land Rover se limita a adoptar una serie de aditamentos estéticos, ya que mecánicamente se mantiene inalterado. El motor sigue siendo el mismo 2.4 turbodiésel de 122CV y 360Nm de Par, un bloque fiable y potente que permite realizar todo tipo de tareas en el campo o el asfalto.

Exteriormente la pintura Zermatt Silver es la única disponible para el Defender, un tono gris metalizado tirando a blanco que contrasta con el techo, las estriberas, los retrovisores, el marco de los faros y los pasos de rueda, pintados en un intenso Santorini Black. Unas llantas de diseño Saw Tooth igualmente negras redondean una estética agresiva e impactante.

Exclusividad inglesa

En el interior el color negro es de nuevo el protagonista, y a pesar de que el Defender es un coche espartano y con muchos años a sus espaldas, Land Rover ha querido otorgarle cierto aura de lujo a base de unos asientos más envolventes parcialmente tapizados en cuero y con profusión de logotipos de la mítica casa inglesa repartidos por el habitáculo.

Por el momento Land Rover sólo ha anunciado el precio que este capricho tendrá en el Reino Unido, 24.995 libras que al cambio supondrían 30.000 euros, pero puede que este Defender X-Tech no llegue a comercializarse en el resto de Europa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído