Vespa Sprint 125, arma ciudadana con abolengo

Resucitando una denominación mítica en la marca, la Vespa de chasis pequeño se muestra como un arma ciudadana imbatible llena de estilo, elegancia y deportividad que además es pura suavidad

Vespa Sprint 125, arma ciudadana con abolengo
Vespa Sprint The Motor Lobby

Lo primero que llama la atención al ver la Vespa Sprint es que sus líneas son muy clásicas, rememorando los tiempos de gloria del scooter más famoso de la historia. Su luz trasera alargada, el faro delantero cuadrado con bisel cromado,la instrumentación con separación horizontal o las preciosas llantas multiradio, que pueden ir pintadas bitono, son todo detalles que le dan mucha fuerza visual y la convierten en uno de los modelos más bonitos de su segmento. Si no el más.

La posición de conducción es confortable y con buen espacio para las piernas detrás del escudo. El asiento está situado a 790 mm del suelo para que conductores de todas las tallas se sientan a gusto a sus mandos, y además de tener dos amplias plazas es muy vistoso con dobles costuras y etiquetas de la marca. El pasajero tiene dos cómodas asas laterales cromadas, y debajo hay un hueco de 16,6 litro de capacidad en el que cabe un casco jet.

La principal diferencia de esta Vespa reside en su chasis monocasco realizado en chapa de acero que es un 36 % más rígido en la zona del tubo de dirección y un 154% más resistente a la flexión longitudinal que el de la Vespa LX. Eso se nota una vez en marcha con una agilidad muy mejorada y una estabilidad fantástica. El motor cuenta además con dos anclajes en vez de solo uno, y gracias a nuevas juntas más densas las vibraciones brillan por su ausencia. La suspensión delantera monobrazo también ha sido mejorada para mejorar el confort, que es total en uso urbano.

El motor de 125cc es el más moderno de Piaggio y resulta de una suavidad remarcable, gozando además de una aceleración instantánea que nos permite salir de los semáforos en primera posición dejando atrás a motos mucho más potentes. El consumo es sin embargo muy contenido, habiendo homologado apenas 1,5l a los 100Km, y los intervalos de revisiones son cada 10.000Km. Una joyita.

Los colores disponibles para esta Vespa con espíritu deportivo son Monteblanco, Rojo Dragón, Negro Lúcido,  Azul Gaiola y el amarillo Positano. Las capacidades de personalización de la marca incluyen un baúl trasero con respaldo, distintas pantallas, manta térmica, pata de cabra y el mítico candado del manillar-asiento. Eso sí, la distinción y la singularidad se pagan, su precio arranca en los 3.799€.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído