El petróleo no se asusta con el ‘Brexit’

Parecía que la convulsión política en Europa iba a hacer estragos en el precio del petróleo que derivarían en bajadas en la gasolina, pero por el momento las fluctuaciones son normales

El petróleo no se asusta con el 'Brexit'
Gasolina brexit1 The Motor Lobby

Durante meses antes de la celebración del referéndum, el miedo al ‘Brexit’ se desparramó como gasolina por cualquier ámbito de las esferas globales políticas, sociales y económicas, alertando en la mayorías de las ocasiones de que, si se prendía la mecha de la salida británica de la UE, el incendio que ésta iba a provocar sería de magnitudes épicas. Y, sin embargo, pese a los fuegos de artificio de los primeros días, la gasolina resultó ser de mala calidad y el incendio, al menos por ahora, ha quedado aplazado.

Esa especie de campaña del miedo creada antes del ‘Brexit’ llegó a tocar, como decíamos, espacios que no guardan demasiada relación con el dilema de la permanencia o no de Gran Bretaña en la UE o que, más bien, en todo caso dependen de las negociaciones que a partir de ahora lleven a cabo los ejecutivos europeos con el gobierno liderado por Theresa May. Un ejemplo es el de los precios del crudo.

Es cierto que Gran Bretaña cuenta con una considerable producción de esta commodity debido a la extracción petrolera escocesa y que, además, es posible que ahora se abra un nuevo espacio secesionista en Escocia, que voto con más de un 60% a favor por la permanencia en la UE. También lo es el hecho de que de las futuras negociaciones mercantiles entre Gran Bretaña y Europa dependerá el acceso de los países de la Unión a dicho petróleo y que, en caso el país británico entre en recesión, la capacidad adquisitiva de sus ciudadanos y, por lo tanto, el consumo de crudo de estos descenderá, con lo que arrastrará también consigo el precio del petróleo.

Pese a ello, dichas posibilidades seguramente no fueron las que más afectaron al crudo antes y después de los resultados del Brexit. Tal y como muestran algunos análisis de compañías como IG Markets, el petróleo ha regresado, semanas después, a la senda alcista en la que se encontraba antes del referéndum y su onda expansiva. Y es que su valoración depende de unos elementos bastante lejanos de Gran Bretaña, principalmente de las reservas internacionales de dicha materia prima. Unas reservas que, últimamente, están a la baja debido al descenso productivo de las extracciones de fracking en Estados Unidos y Canadá, por lo que los precios han subido.

Más bien, el precio del crudo ha sufrido en estos meses una fluctuación continua por las dudas creadas en los inversores mundiales. Los anuncios catastróficos sobre el Brexit hicieron que, cada vez que las encuestas daban la victoria al ‘Leave’, en los mercados brotase la desconfianza y, por lo tanto, la búsqueda de valores refugio: el oro y los bonos alemán o estadounidense. Y el petróleo, al depender en gran parte del consumo, se vería afectado por un escenario de recesión mundial como el provocado por la crisis de 2008.

Sin embargo, como se acabó por ver, los escenarios más extremos planteados desde ciertos sectores no se cumplieron y semanas después del ‘Brexit’ los mercados de inversión perdieron parte de su desconfianza, se regresó a un estado de cierta calma sin la posibilidad en mente de una nueva recesión y el crudo regresó a su ascenso normal, ligado en mayor medida a los resultados de la producción y la extracción. Y así seguirá, al menos, hasta la próxima crisis política que se atisbe en el horizonte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído