Opel está celebrando las bodas de oro de su centro de pruebas más emblemático, sito en Dudenhofen

50 años del centro de pruebas de Opel

Ha tenido un gran impacto en el desarrollo de los vehículos, y sigue creciendo y mejorando

50 años del centro de pruebas de Opel
Centro de pruebas de Opel The Motor Lobby

Los vehículos se han desarrollado en las últimas décadas muy rápidamente. La calidad media de los automóviles es mejor progresivamente, gracias a que se han conseguido grandes mejoras en eficiencia del motor, seguridad, mejores combustibles, elementos que se han mejorado como faros, sensores para el clima o la luz, infinitas ayudas a la conducción y un sinfín de etcéteras.

Este progreso tiene una cantidad ingente de trabajo detrás. Los ingenieros hacen constantes pruebas y modificaciones para tratar de mejorar el producto cada vez más. Desde Opel, se cumplen las bodas de oro de uno de los centros que más ha conseguido mejorar los automóviles de la firma germana. Llevan probando coches de 1966, y celebrarán el aniversario y la reapertura el 10 de septiembre. Además, han anunciado cambios y renovaciones para convertirlo en un centro tecnológico puntero en el mundo.  El “campo de pruebas” de Opel en Dudenhofen, como era conocido en su tiempo, abrió hace 50 años. Desde entonces, incontables vehículos Opel han tenido que encarar las pruebas más duras en su camino hacia la producción. Desde el mismo inicio, el campo de pruebas fue continuamente ampliado y modernizado. Mientras tanto, se ha convertido en el centro de pruebas más largo e importante de Opel en Europa.

La marca alemana  celebrará el medio siglo de Dudenhofen con un día de puertas abiertas el próximo 10 de septiembre, en el que mostrará las interioridades de cómo funciona el centro de pruebas.Además, Opel presentará ante cerca de 20.000 asistentes – incluidas caras famosas del mundo de la política, deporte y economía, un colorido espectáculo alrededor de los modelos y el compromiso con el automovilismo de la marca.

El campo de pruebas ha generado mucho progreso, y para seguir haciéndolo, necesita continuar en desarrollo. La zona se ha ido extendiendo sucesivamente, ampliando las zonas de pruebas ya creadas y añadiendo nuevas. En 2004 se añade una pista ovalada y el sistema de drenaje para las pruebas de slalom, y en 2006 se suma un campo de pruebas para los vehículos de tracción 4×4 junto con una moderna gasolinera industrial con 32 bombas de 16 tipos diferentes de combustible. Desde la segunda renovación del circuito en 2012, los pilotos de pruebas pueden llegar a tomar la pronunciada curva del circuito a 250 km/h sin la influencia de fuerzas laterales, incluso teóricamente pueden quitar sus manos del volante. Así es cómo se calcula en realidad la velocidad máxima.

La estación meteorológica interna proporciona datos sobre la humedad, velocidad y dirección del viento. Esto se complementa con los sensores incrustados en la superficie de la carretera que emiten de forma permanente los datos de la temperatura y la humedad de la superficie de modo que estos pueden ser considerados en el resultado de la prueba. Y, obviamente, las pistas deben estar preparadas para la prueba de acuerdo a las condiciones climáticas.

Cuando los nuevos vehículos, como el actual Opel Astra, se ponen a prueba en Dudenhofen, lo que significa que hacen alrededor de 40.000 kilómetros en condiciones extremas. La distancia es equivalente a más de 200.000 kilómetros ó 15 años en caminos reales. El último compacto de Opel sufrió presiones equivalentes a un ciclo de vida de producto en tan sólo 24 semanas. Una de las muchas pruebas decisivas a las que el Astra fue sometido es la prueba de resistencia. La pista de resistencia ofrece varias superficies como asfalto y adoquines, obstáculos y numerosas curvas. Aquí los ingenieros comprueban el rendimiento y la calidad de los Astra.

Opel comenzó el mayor proyecto de expansión y modernización en Dudenhofen en 2013. La compañía continuará invirtiendo una elevada cifra en la zona situada al sureste de Frankfurt, con casi 65 kilómetros de pistas de prueba, hasta 2020. La recta larga, de dos kilómetros de longitud con un retorno de varios carriles y curvas en ángulo, está también en uso. El ángulo de estas curvas se ha determinado de tal manera para que las cuatro ruedas lleven la misma carga al pasar, lo que permite pruebas de frenado al final del tramo. Este tramos tiene forma de embudo y su anchura se incrementará de 30 metros a 300 metros, cuando se termine la nueva pista de deslizamiento. La enorme área también se utilizará para desarrollar la conducción automatizada.

Opel también está aumentando las capacidades para las pruebas de los sistemas de asistencia al conductor en Rodgau-Dudenhofen con la creación de una nueva pista para frenado de emergencia automatizado. La longitud total de la pista de pruebas se incrementará hasta 90 kilómetros en los próximos años. Por otra parte, se añadirán pistas de pruebas para motores, extensiones de las pistas y nuevas rutas para satisfacer las diversas demandas. El número de empleados en las pistas de pruebas de Dudenhofen y el Centro de Desarrollo aumentará entonces de 150 a 700. Multitud de profesionales y herramientas para que la tecnología y el progreso siga avanzando en el mundo del motor, y más concretamente en Opel.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído