Seat León TGI, un ciudadano ejemplar

La movilidad sostenible está en boca de todos, y aunque los eléctricos se llevan la mayoría de la atención, hay otras alternativas en el mercado de enorme interés, como nos demuestra Seat

Seat León TGI, un ciudadano ejemplar
Seat León TGI The Motor Lobby

Con la Semana Europea de la Movilidad todavía en la memoria y habiendo hecho a muchos plantearse de nuevo el modelo de desplazamiento urbano que tenemos en las grandes ciudades, los coches eléctricos y con combustibles alternativos están en boca de todos. Necesitamos un planteamiento más sostenible que cuide de nuestro maltrecho planeta y su medio ambiente, y ese cambio debe suponer además un importante ahorro económico y una mejora de la calidad de vida para los ciudadanos.

El vehículo eléctrico es el gran protagonista de esta película sobre un cambio de paradigma en la automoción que nos libre del yugo del petróleo, pero la realidad es que su implantación está siendo mucho más lenta de lo que se esperaba. Falta compromiso por parte de fabricantes y administraciones para proporcionar una red de carga eficiente que permita un uso racional de los mismos con las autonomías que la tecnología actual permite, y son muchos los intereses cruzados para que los motores de combustión sigan reinando por el momento.

En ese escenario, y como si de una aldea gala de irreductibles se tratara, hay otras opciones de combustibles alternativos que ofrecen soluciones y ventajas a los problemas de contaminación que genera la gasolina y el gasoil, y entre ellos el Gas Natural Vehicular (GNV) cada vez está cogiendo más relevancia. No es tan conocido como su primo el GLP, Gas Liquado de Petróleo, pero resulta que es más barato y tiene mayor rendimiento calórico, con lo que la cifra de coches que circulan con esta tecnología en nuestro país ahora mismo ya supera las 5.000 unidades. Con un ahorro que llega al 60% sobre los costes de circular con los derivados del petróleo, el GNV elimina además el 85% de emisiones de Nox, las más nocivas para la salud, bajando un 25% el CO2 y eliminando por completo las partículas en suspensión.

Entre las alternativas de compra más interesantes para decantarse por un coche movido por GNC el Seat León ocupa un puesto de relevancia. Con un fantástico equilibrio entre calidad-espacio-prestaciones, el compacto español adapta su estupenda mecánica 1.4 TSI para que pueda ser usada con GNV, para lo cual recibe algunas modificaciones: los pistones se recubren con una aleación de cromo-níquel, las válvulas se adaptan y el turbo es más ligero. El motor pierde algo de potencia pura, pasa de 125 a 110CV, pero mantiene el par por encima de los 200Nm y resulta muy suave y ágil en todo momento.

Lo mejor de este León ecológico es que tras su adaptación a GNV mantiene la posibilidad de circular con ambos combustibles, gasolina y gas, por lo que su autonomía se ve incrementada para llegar holgadamente a los 1.300Km, una fantástica noticia. Con 1.360Kg en orden de marcha, la adopción del depósito extra de 15kg de gas, que va situado en el maletero robándole unos valiosos 100l de espacio, no afecta para nada a la dinámica del compacto de Seat, que sigue siendo soberbia, y el cambio de un combustible al otro se realiza de manera automática sin que el conductor perciba absolutamente nada. Siempre que tenga GNV, el coche funcionará con este combustible, pasando a la gasolina en caso contrario. El coste de recorrer 100Km a Gas con el León se queda en 3,75€, espectacular.

La satisfacción a los mandos del Seat León TGI es por tanto absoluta en todo momento, y la mayor pega para que su uso sea rentable para su usuario, que tendrá que pagar un sobrecoste de unos 1.200€, es que en estos momentos en nuestro país la red de Gasineras apenas llega a las 40 estaciones de servicio para uso privado. Es la pescadilla que se muerde la cola, pues mientras no haya suficiente demanda no habrá más estaciones, y mientras no haya una red adecuada es difícil que la gente se lance a comprar un modelo de GNV. Eso sí, si en tu recorrido habitual figura alguna de ellas este coche puede ser una alternativa ecológica más que recomendable. En esta web puedes ver el mapa de Gasineras de nuestro país.

El Seat León TGI parte de 19.100€ de tarifa, que suben a 20.100€ en el caso de la carrocería familiar ST y que pueden tener otros 1.000 euros de sobrecoste si optamos por el muy recomendable cambio automático de doble embrague DSG. Dentro del Grupo Volkswagen, que es de las marcas que más ha apostado por este combustible, hay otras opciones con la misma tecnología como el Mii Ecofuel en la propia Seat, el Golf TGI y el eco Up! en Volkswagen, el Skoda Octavia G-Tec o los más refinados A3 y A4 G-Tron en Audi. Todo ello como antonomasia pura del Seat León Cupra.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído