Consejos

Los cuatro sencillos hábitos que te ayudarán a evitar un accidente

Algunos de ellos son básicos para aprobar el carnet

Los cuatro sencillos hábitos que te ayudarán a evitar un accidente
Conducir YT

Muchos conductores que siguen la misma ruta cada día lo hacen sin utilizar el área del cerebro donde tiene lugar el pensamiento consciente, según afirma el científico especialista en tráfico Michael Schrekkenberg, de la Universidad de Duisburgo-Essen (Alemania). Como conocen el camino, los conductores se ocupan de otras cosas en vez de concentrarse en el tráfico, según wp; en consecuencia, tardan más en advertir los peligros. Por esta razón, se les recomienda recordar continuamente la necesidad de estar alerta y no distraerse de la carretera. No solamente se debe tener en cuenta que se conoce el camino sino también el clima ya que no es lo mismo conducir en un día soleado a conducir en un fuerte aguacero o sobre una vía congelada.

1. Los retrovisores, tus aliados

Los retrovisores son tus principales aliados para guiarte en el tráfico, aún más que tu copiloto. Es por ello que debemos garantizar que vemos bien por ellos, y que estén bien regulados, según lavanguardia.

Es muy importante que, cada vez que te subas al coche, les eches un vistazo, ya que puede ser que se hayan cerrado por el golpe de otro coche, por ejemplo, y que no te des cuenta hasta que estés circulando.

Por otro lado, recuerda que, si compartes coche, es sumamente importante también regularte el asiento y los espejos para que tu campo de visión sea el óptimo y que puedas sentir una sensación de control total.

2. Usa los intermitentes

Ya sea por despiste, o porque creas que en algunas situaciones los intermitentes no son necesarios, recuerda que siempre debes señalizar tus maniobras. No cuesta nada, y puede ser que no te hayas dado cuenta de que hay algún vehículo pendiente de tus movimientos. Si has perdido el hábito, lo mejor es recuperarlo como antes sea posible para que todos los conductores puedan fiarse los unos de los otros.

3. Deja distancia de seguridad

La distancia de seguridad es uno de los temas que más se trata en los libros de autoescuela. Y no es en vano: se trata de un espacio clave para que el coche que va por delante pueda frenar con seguridad y evitar que lo alcancemos.

Hay conductores que se ponen nerviosos cuando circulan por un carril y detectan que el coche de delante va muy lento. La solución que encuentran es la de engancharse a ellos para presionarles. Si haces esto, piensa que, en el caso de que frene el vehículo de delante, vas a ser el culpable del accidente. Por lo tanto, por un motivo de seguridad (y también, para evitar partes), te recomendamos que reflexiones sobre la distancia que estás dejando cada vez que circules por detrás de otro coche.

4. Hazte ver

Hay calles y carreteras que tienen muy mala visibilidad. Estamos hablando de calles estrechas, con muchos árboles u otros elementos que dificulten que podamos ver bien; o de carreteras de curvas, por ejemplo. Es por ello que no está de más tomar consideraciones especiales para poder asegurarnos de que somos vistos por otros conductores. Una forma que podemos utilizar es la de encender las luces, sobre todo los días más nublados.

Si la visibilidad es muy mala, y no confías en que puedas ver o no la llegada de otro coche, otra opción es la de avisar de nuestra presencia con un toque de claxon, que alertará de forma segura a los otros usuarios de que estamos allí.

VÍDEO DESTACADO: ¡Crecimiento abrumador!Dentro de 20 años todos conduciremos coches eléctricos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído