TRAFICO URBANO

Carmena y sus compinches de Podemos han convertido Madrid en un infierno

Carmena y sus compinches de Podemos han convertido Madrid en un infierno
Tráfico: Carmena y los atascos en Madrid. EP

Lo importante en este asunto no son sus intenciones sino su insultante incompetencia.

Madrid se ha convertido en un infierno para los conductores, gracias a las numerosas trabas y las desastrosas ocurrencias en materia de movilidad que ha puesto en marcha el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena y donde con ayuda de Podemos no hay día que no haga una bobada, desde que llegó a la alcaldía.

Y lo peor es que la situación, lejos de mejorar, empeora por momentos.

Prueba de ello es el colapso que sufrió ayer la capital tras el cierre de un par de túneles estratégicos por culpa de unas filtraciones de agua tras las lluvias caídas en los últimos días. No se trata de un problema puntual, sino de la consecuencia lógica y previsible de la insensata y perjudicial guerra al coche declarada por Ahora Madrid.

Primero fueron los protocolos de contaminación, usados a modo de excusa para restringir el tráfico de forma arbitraria y caprichosa, sin que su aplicación haya obtenido los resultados que, en teoría, perseguía.

Después los carriles bici por el centro de la ciudad, cuya utilización es marginal, por no decir inexistente, restando con ello un sustancial espacio al coche.
Y ahora llega la peatonalización del núcleo urbano con el proyecto Madrid Central.

La prohibición de circular por el corazón de la capital, sin que el Ayuntamiento haya previsto vías alternativas, amenaza con provocar una situación caótica, cuya elevada factura la pagarán todos los madrileños en forma de más atascos, pérdida de tiempo y graves incomodidades. Son muchos los colectivos que rechazan este disparatado plan, desde los comercios y los transportistas hasta las miles de personas que necesitan su coche para ir a trabajar, pero Carmena prefiere hacer oídos sordos.

En lugar de facilitar el día a día a la gente y mejorar el lamentable estado de algunas infraestructuras, el objetivo de los populistas es transformar la ciudad en un territorio hostil para los madrileños.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído