TRÁFICO, AUTOMÓVIL Y ACCIDENTES

La DGT doblará de tres a seis puntos la multa por usar el móvil al volante

Esta infracción supone ahora una sanción de hasta 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné de conducir

La DGT doblará de tres a seis puntos la multa por usar el móvil al volante
Pere Navarro, director general de Tráfico (DGT). EF

Se pone seria la cosa.

El director general de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro, quiere castigar más el uso del móvil al volante.

La distracción es la primera causa de los accidentes, por delante del exceso de velocidad y el consumo de alcohol y drogas. En una entrevista con la agencia EFE Navarro ha especificado que planea castigar con la retirada de seis puntos a quienes utilicen los teléfonos mientras conducen.

La ley considera una infracción grave conducir utilizando móviles u otros sistemas que disminuyan la atención permanente. Estas infracciones suponen ahora una sanción de hasta 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné de conducir. Es decir, los seis puntos de retirada doblarían el castigo actual.

Navarro también ha indicado en la entrevista que quiere penalizar con dos puntos a quienes superen en 20 kilómetros por hora el límite de velocidad en las carreteras convencionales, que está en 90 kilómetros por hora. Hasta ahora, este exceso de velocidad solo acarrea una multa de 100 euros, pero no se detraen puntos. Solo se restan cuando se supera el límite en 30 kilómetros por hora o más. Si la propuesta sale adelante, cuando el radar capte al conductor a 111 kilómetros por hora ya se le sancionará con dos puntos, y así hasta seis a medida que aumente esa diferencia de velocidad.

Las medidas llegan ante las cifras de siniestralidad, que han ascendido desde 2016, cuando se rompió por primera vez en 13 años la tendencia a la baja.

«Se ha perdido la sensibilidad [hacia este problema]», ha dicho Navarro en la entrevista, y ha apuntado a dos opciones: «Bien porque la crisis ha priorizado otras cuestiones o bien porque la seguridad vial perdió interés social y se cayó de la agenda».

Entre las medidas que baraja Tráfico, Navarro también planea recurrir a la figura del real decreto para modificar el Reglamento de Circulación y unificar en los 90 kilómetros por hora el límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales, tengan o no tengan arcén de 1,5 metros.

«Así, nos asimilaremos a los países de nuestro entorno que tienen un único límite para todas las de ese tipo», ha explicado el director de Tráfico, que también ha apuntado que quiere aumentar el número de radares. «Ahora tenemos 1.000. Francia, 4.000», ha insistido.

Navarro también ha dicho que limitar la velocidad del tráfico a 30 kilómetros por hora en las calles de una sola dirección «es la mejor medida» para reducir las muertes en las ciudades. Madrid puso en marcha hace una semana esta medida, que afecta al 80% de sus calles. «Hay más de 500 muertes en accidente de tráfico en nuestras ciudades, donde están pasando muchas cosas», ha dicho Navarro, que se ha mostrado entusiasmado con la «revolución silenciosa» de la movilidad urbana que avanza a pasos agigantados en ciudades como Barcelona o Madrid con planes que, opina, «van en la buena dirección». Y ha añadido: «Es de sentido común aplastante, porque a 50 te sale un niño y…».

El director de la DGT también cree que Barcelona ha dado un paso adelante con la limitación de vehículos para actividades económicas o la regulación del uso de patinetes u otros aparatos eléctricos de uso turístico, aunque lamenta que «el ruido político no deje ni explicarlo ni discutirlo tranquilamente». «Así va este país. Cuesta mucho hacer un debate sereno, tranquilo y racional», ha apostillado.

El carné por puntos entró en funcionamiento el 1 de julio de 2006, en la anterior etapa de Navarro al frente de la DGT, durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Hasta 2016, en sus primeros 10 años, 7,5 millones de conductores fueron sancionados por cometer alguna infracción que conlleva pérdida de puntos. El 75% de los españoles con carné mantenía íntegro su saldo y, entre los sancionados, el 16% (unos 4,8 millones), lo fueron solo una vez. Las sanciones con pérdida de puntos afectaron en total a 12,3 millones de conductores que perdieron 37,99 millones de puntos.

El exceso de velocidad es la infracción más común entre los conductores, acaparando casi la mitad del total (46%). A continuación, no llevar puesto el cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil (11%), el uso del móvil y otros dispositivos (10%) y consumo de alcohol o drogas (9%). En los últimos años las infracciones por la utilización del móvil al volante se han disparado, especialmente por el uso de Whatsapp, aplicación que no existía cuando se implantó el permiso por puntos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído