EL HOMBRE Y SU COCHE

La DGT te puede crujir con una multa de 200 € si utilizas mal las luces antiniebla del coche

Si no las apagamos cuando no son necesarias podemos provocar deslumbramientos al resto de conductores

La DGT te puede crujir con una multa de 200 € si utilizas mal las luces antiniebla del coche
Conduciendo en carretera con frío, niebla y faros antiniebla. EP

Están por todos lados (Una multa tráfico lleva a monjes budistas a mostrar todo lo que pueden hacer vestidos de hábito ).

No solo ha llegado el invierno. Durante esta semana España se expone a fuertes vientos y lluvias, debido a la llegada de la denominada «ciclogénesis Gabriel».

Con mal tiempo es necesario extremar las precauciones en la carretera, ya que entre otros problemas, disminuyen drásticamente las condiciones de visibilidad.

Aunque los vehículos modernos suelen venir equipados de serie con sistemas antiniebla, conviene recordar cómo se deben de utilizar, tanto para mejorar la visibilidad como para evitar molestia a los demás conductores, lo que además puede hacer que nos pongan una multa.

Como subraya A. Noguerol en ‘ABC’ este 30 de enero de 2019, lo cierto es que las luces antiniebla se deben de usar únicamente para ver y ser vistos en condiciones de baja visibilidad. Utilizarlas en otro tipo de circunstancias puede conllevar una sanción de 200€.

Los faros delanteros antiniebla no son obligatorios, al contrario que la luz trasera. Este antiniebla posterior es obligatorio, y suele montarse doble, es decir, con una luz a cada lado del coche.

Para evitar una multa, pero sobre todo para evitar provocar molestias a los conductores con los que compartimos la carretera, tenemos que evitar usar los faros antiniebla en condiciones de lluvia suave, ya que el fuerte brillo que producen se ve amplificado por las gotas que se depositan en el parabrisas de los demás conductores ocasionando molestias en su visibilidad. Tampoco podemos utilizarlas en condiciones de buena visibilidad, con tiempo seco y sin niebla.

La luz antiniebla delantera es una luz muy brillante, con ella no se busca tener mucho alcance sino iluminar lo que hay inmediatamente delante del coche. Por esta razón no sirve para iluminar la carretera en los casos en los que no hay niebla. La luz trasera antiniebla es una luz también muy intensa, tanto como la luz de freno, y cuando no hay niebla o mala visibilidad puede confundirse por una luz de freno e incluso molestar a otros conductores.

Hay que estar, por lo tanto, muy atento ante posibles olvidos, ya que según el Reglamento de Tráfico, las luces antiniebla solo se podrán utilizar en caso de niebla, lluvia muy intensa, tormenta, fuerte nevada o nube de polvo. Sobre el sistema de luz delantero dice que, cuando haya condiciones de baja visibilidad por niebla, lluvia intensa o nube de polvo, aunque sea de día, hay que llevar las luces encendidas, sean las antinieblas, las de cruce o las de largo alcance, y matiza que la luz antiniebla sólo podrá usarse en esos casos.

Sobre la luz antiniebla trasera dice que sólo puede usarse cuando las condiciones meteorológicas o ambientales sean «especialmente desfavorables». Esto quiere decir niebla espesa, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo. Pero esta luz trasera antiniebla se debe apagar en el momento que las condiciones mejoren.
¿Cómo mejorar la visibilidad en carretera en momentos de niebla?

Con el objetivo de estar listos para este tipo de situaciones, que suelen ser más frecuentes en la época de invierno, en zonas montañosas y elevadas, Norauto ofrece una serie de recomendaciones que pueden ayudar a mejorar la visibilidad en la carretera:

  • -Revisar con anterioridad el correcto funcionamiento de las luces, sobre todo, antiniebla, tanto delanteras como traseras. Hay que comprobar que las luces no están fundidas y que están bien niveladas para no deslumbrar al resto de usuarios.
  • -En ocasiones no se le da la importancia que merece, pero es importante llevar los cristales limpios. De esta forma, se mejora la visibilidad y se evitan deslumbramientos.
  • -Por supuesto, las luces deben ser homologadas.
  • -En cuanto aparezca la niebla, se deben encender las luces necesarias. Hay que poner la luz antiniebla delantera o la luz de corto alcance. La luz antiniebla delantera puede ir aislada o simultáneamente con la de corto alcance. Las luces antinieblas traseras deben usarse cuando la niebla es densa, la lluvia muy intensa, hay fuertes nevadas o nubes densas de polvo o humo. Hay que tener en cuenta que son especialmente molestas para los que van detrás.
  • -Es recomendable seguir al resto de vehículos pero siempre manteniendo una distancia de seguridad adecuada y reduciendo la velocidad todo lo necesario para no perder el control. Se pueden utilizar como guía las marcas longitudinales y laterales de la carretera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído