DGT

La Guardia Civil busca expeditivamente en 2 cámaras de la M-50 a quien robó el reloj a la víctima del kamikaze

La Guardia Civil busca expeditivamente en 2 cámaras de la M-50 a quien robó el reloj a la víctima del kamikaze
La Guardia Civil busca expeditivamente en 2 cámaras de la M-50 a quien robó el reloj a la víctima del kamikaze DGT

Seguramente, muy pronto darán con el culpable. A Víctor, el joven que fue víctima del kamikaze de Madrid, le robaron su AppleWatch y el dinero que llevaba en la cartera. Ahora, la Guardia Civil rastrea las grabaciones de las cámaras de seguridad de Tráfico para encontrar pistas sobre el posible autor del lamentable robo. La escasez de cámaras en la zona lo está poniendo difícil, según recoge el autor original de este artículo Pelayo Barro en okdiario y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

A las 6:39 de la mañana del pasado domingo, el Volkswagen Golf en el que Víctor se dirigía a trabajar se cruzaba en la carretera con el vehículo en el que circulaba en dirección contraria el kamikeze Kevin Cui Bai. El brutal impacto resultó mortal para Víctor.

Pero su infortunio no acabó ahí. Según denunció su propia familia, alguien que circulaba por ese mismo punto kilométrico de la M-50 se tomó la ‘molestia’ de detenerse, acercarse al coche de Víctor y, en vez de prestarle auxilio, robarle un reloj inteligente AppleWatch (que permite recibir mensajes y contestar a llamadas telefónicas), cuyo precio supera los 400 euros. También faltaba el dinero que el joven llevaba en su cartera.

La familia notó su falta cuando se le entregaron los efectos personales del joven. Sólo estaba la correa, la esfera o ‘caja’ del dispositivo había desaparecido. La Guardia Civil ha iniciado una investigación para tratar de aclarar las circunstancias en las que pudo producirse este robo.

Dos cámaras

Los primero que se ha hecho, según ha podido saber OKDIARIO de fuentes de la Guardia Civil, es solicitar las imágenes de las cámaras próximas a ese punto kilométrico 25 de la M-50, a la altura de Coslada. Ninguna cámara captó el momento del impacto, justo a la salida de un túnel de apenas un centenar de metros. No hay ningún dispositivo de vigilancia en esa zona.

Las cámaras más próximas a este punto se encuentran a varios kilómetros de distancia. Una de ellas, la del punto kilométrico 31.7, es la que más interés ha despertado. La probabilidad de que los coches que fueron testigos del accidente -y en el que podía viajar la persona que sustrajo las pertenencias de Víctor- es “muy alta” señalan estas fuentes.

Las imágenes de otra de las cámaras, más lejana y en el otro sentido de circulación, también está siendo investigadas en profundidad. Sin embargo, en ese tramo sí que hay más accesos y salidas a la M-50, por lo que el rastro de vehículos es más difícil de trazar.

Interrogatorio

De cualquiera de las formas, los investigadores coinciden en señalar que no es “nada fácil dar con el presunto autor” del hurto, ya que pese a que el tráfico es ligero a esas horas del domingo, es difícil determinar lo ocurrido en ese punto kilométrico 25.

Una de las esperanzas de la Guardia Civil en este sentido recae en el interrogatorio al que se someterá al conductor kamikaze, cuyo testimonio podría arrojar luz sobre lo que ocurrió en el lugar del accidente en esos primeros minutos. Incluso si podría ofrecer alguna descripción de coches o personas que pasaron por ese lugar en ese momento.

La Guardia Civil se toma en serio esta línea de investigación, ya que como resaltan las fuentes consultadas “el desalmado que hizo esto, además de un delito de robo, cometió uno de omisión del deber de socorro”.

Una de las hipótesis que se descartó desde un primer momento es que los servicios de atención médica de Emergencias hayan tenido que cortar la correa para realizar algún tipo de actuación sanitaria. Pero consultadas las unidades que realizaron la intervención, esta opción se ha descartado por completo.

Geolocalizar el reloj

Otra de las opciones que se está planteando en estos momentos es tratar de geolocalizar la esfera del reloj mediante el mecanismo de seguridad que el fabricante incluyó en el dispositivo. Esa es una tarea para la que es necesaria la ayuda de los técnicos del Grupo de Delitos Telemáticos.

En los últimos días también se han registrado ofrecimientos de civiles, profesionalmente vinculados con la informática, que al conocer la noticia han querido brindar su colaboración para intentar localizar el dispositivo a través de internet.

De todas formas, el presunto ladrón del reloj no podrá utilizar el reloj ya que el dispositivo requiere de una identificación con contraseña para poder ser utilizado por otra persona (aparejado a otro teléfono móvil). Además, el sistema de protección permite enviar un mensaje a la persona que lo tenga en su poder.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído