Conducir sujetando el teléfono móvil, aunque sea sólo un instante, será sancionado con la detracción de seis puntos

DGT: 200 euros de multa y tres puntos por llevar un artefacto para detectar radares

Tipificarán como una “infracción grave” la “mera tenencia” de estos aparatos pese a que no se estén utilizando.

DGT: 200 euros de multa y tres puntos por llevar un artefacto para detectar radares
Detectores de radar. PD

No para la DGT y siempre empeñados en meternos la mano en el bolsillo.

La coartada es que lo hacen con ‘buena intención’, pero la realidad es que no hay día que no nos den un disgusto.

Han bajado y ya los límites de velocidad de 50 km/h a 30 dentro de los municipios de España, han regulado los vehículos de movilidad personal y han endurecido las sanciones.

Una de últimas ocurrencias es multar a quienes lleven en el coche mecanismos de detección de radares o cinemómetros.

La DGT ahora tipificará como una “infracción grave” la “mera tenencia” de estos aparatos pese a que no se estén utilizando.

“Llevar en el coche” dispositivos de detección de radares se considerará una “infracción grave” que se sancionará con 200 euros y la detracción de tres puntos de carné, aunque no se use.

La tesis es que resulta difícil de entender que una persona pueda tener este aparato en el coche y que nunca lo utilice, por ello, sólo llevarlo puede ser motivo de sanción.

De hecho, Trafico argumenta que actualmente “sólo está sancionado el uso de dichos dispositivos durante la conducción, pero la experiencia ha demostrado que, ante un control vial, los conductores los desactivan para impedir que los agentes de Tráfico puedan acreditar su utilización, por lo que una vez aprobada la reforma se sancionará su mera tenencia”.

Pese a ello, este endurecimiento de la sanción sobre la tenencia de dispositivos de detección de radares no está vigente aún.

Según explica la DGT, la batería de modificaciones normativas relacionadas con el Reglamento de Circulación y Vehículo entrará en vigor el 2 de enero de 2021. Será entonces cuando cristalice la sanción de 200 euros y la detracción de tres puntos de carné si usted, como conductor, tiene un detector de radares aunque no lo use.

Más sanciones duras

Pero el nuevo paquete normativo no concluye sólo con la citada modificación de sanciones. Hay otras. Por ejemplo, conducir sujetando el teléfono móvil, aunque sea sólo un instante, será sancionado con la detracción de seis puntos en su permiso de conducir. Antes, la multa era de tres puntos.

Además, si antes podía ser sancionado con pérdida de tres puntos de carné si cualquier usuario del coche conducido -incluidos niños con sistemas de retención infantil- por no llevar correctamente el cinturón, ahora la DGT le quitaría cuatro puntos. También, ocurriría lo mismo para los motoristas que no usen correctamente el casco.

Otra medida que tiene que ver con la velocidad, en este caso, es la supresión de poder rebasar en 20 kilómetros por hora el límite para poder adelantar a otros vehículos en carreteras convencionales. Esto ya se “había eliminado en todos los países de la Unión Europa y España era el único país que lo permitía”, explicaba la semana pasada el titular de Interior.

Esto se traduce en que si usted está circulando tras un vehículo que viaja a 90 kilómetros por hora no podrá alcanzar los 110 para adelantarlo si están en una vía secundaria. De lo contrario, puede ser multado.

En materia de sanciones, por último, la reforma incluye una nueva infracción “muy grave” que le costará, si la comete, 500 euros. Se trata de cometer fraude en un examen para sacar cualquier permiso de conducción expedido por la DGT “utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados”. Además de la multa, el sancionado no podrá presentarse durante los siguientes seis meses a ningún examen de Tráfico.

Ahora, a 30 km/h
Pese a todo, el cambio más profundo que trae consigo la reforma de la DGT es la modificación de las velocidades máximas en las ciudades de toda España.

Esto trastrocará, sin duda, la circulación de todos los usuarios de la vía. El motivo, según Grande-Marlaska, es “reducir cinco veces el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello”, ya que estos nuevos límites tienen la intención de proteger a los “colectivos vulnerables en la ciudad”.

Así, el texto fija tres límites genéricos de velocidad en las vías urbanas: 20 kilómetros por hora para las calles de plataforma única de calzada y acera; 30 kilómetros por hora para las de un único carril por sentido de circulación y 50 kilómetros por hora para las de dos o más carriles por sentido. En este último caso, 40 kilómetros por hora para los vehículos con mercancías peligrosas y para las travesías.

Los carriles bus o reservados para taxis u otros usuarios no cuentan con estas limitaciones genéricas.

Superar estos límites, evidentemente, será motivo de sanción. Pero si el conductor, para intentar sortear los radares que controlan la velocidad -tanto dentro como fuera de las ciudades- tiene un aparato para detectarlos, aunque no se use, ya es motivo de multa.

Concretamente, 200 euros y la pérdida de tres puntos de carné, ya que es una “infracción muy grave”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

VueltaRapidaGT

Con una larga experiencia en el mundo de las ondas, el equipo del programa Vuelta Rápida GT entra en Periodista Digital para atender a todas vuestras consultas relacionadas con el mundo del automóvil y la movilidad

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
VueltaRapidaGT

Con una larga experiencia en el mundo de las ondas, el equipo del programa Vuelta Rápida GT entra en Periodista Digital para atender a todas vuestras consultas relacionadas con el mundo del automóvil y la movilidad. Desde qué coche comprarte, a las limitaciones legislativas existentes. Incluso si tienes dudas deportivas. Desde aquí nos ponemos a tu disposición. Si tiene que ver con ruedas y un volante, ¡Te podemos contestar!

Lo más leído