El expertise de Daimler tras 15 años de trayectoria con el vehículo más urbano del mercado hace que los nuevos smart tengan una personalidad muy definida a pesar de haber sido creados al alimón con Renault

smart Fortwo y forfour, las mejores salsas ciudadanas

Más suavidad y una mayor carga tecnológica hacen de la nueva generación un coche mucho más completo e igual de imbatible en ciudad

smart Fortwo y forfour, las mejores salsas ciudadanas
smart 2015 00 ESD - The Motor Lobby

Lo mejor de la nueva generación del smart, quitando que ahora es mucho más coche, es probablemente el retorno a la gama de su versión de 4 puertas, el Forfour, un modelo que comparte el 75% de sus componentes con el Renault Twingo que recientemente también teníamos ocasión de probar en la ciudad condal, y del que sin embargo consigue distanciarse mediante una concepción más premium y menos “deportiva”. La realidad es que apenas el 5% de lo que ve el ojo profano del cliente es común entre ambos vehículos, y el setup del producto de Daimler consigue que tengamos una conducción más relajada a cambio de perder sensaciones en carretera abierta.

En este sentido tendrá mucho que ver el hecho de que los modelos de smart podrán refinarse con un cambio automático de doble embrague (980€) que llegará el año que viene y que será la guinda perfecta para unos modelos urbanitas a más no poder. No hay otro city-car como el Fortwo, y es un coche que pide a gritos una transmisión automática, siendo muy necesario que jubilaran la caja pilotada de la anterior generación, una transmisión brusca que hacía de la conducción una experiencia demasiado agresiva. Renault de momento no se plantea este añadido en el Twingo, pero eso a nuestro parecer su llegada tiene los días contados.

El smart de 4 plazas es un modelo estéticamente muy conseguido y mucho más continuista que el de primera generación y supone un sobrecoste de tan sólo 700€ sobre el modelo de dos plazas, lo cual va a hacer sin duda que sea un éxito de ventas (ya ocurrió en cuanto bajaron el precio al primero). A cambio ofrece unos atributos de habitabilidad y funcionalidad impensables en su hermano pequeño, y con sistemas como el easyfold de los asientos traseros consigue una versatilidad de carga increíble que llega hasta los 1000 litros en sus menos de 3,5m de largo. Sus puertas se abren hasta un agulo de 85grados así que acceder detrás es muy cómodo, con lo que las familias con niños ya pueden ponerlo entre sus opciones de compra.

La unión hace la fuerza

La asociación de marcas hace que al montarse en el smart los periodistas especializados nos encontremos multitud de componentes que se pueden identificar con un claro origen francés, empezando por la llave, que es la de un Clio, algo que no es relevante pero que resta algo de exclusividad al producto alemán. Por el contrario, el aumento del confort, de la tecnología y de la funcionalidad de todos los aspectos de la anterior generación compensa este peaje. El nuevo Fortwo es un coche que ha crecido 10cm de ancho, siendo 2cm más corto a pesar del nuevo y prominente morro, y ese dato permite una habitabilidad infinitamente mejorada y un comportamiento mucho más noble del coche en cualquier circunstancia.

Con 2,69 metros de largo y un radio de giro de 6,95 metros que deja enormes las cifras de cualquier otro modelo a la venta en el mercado, el smart más pequeño se inmiscuye en el terreno de las motos, ya que sigue siendo el único coche capaz de aparcar en huecos inverosímiles. La tosquedad era la cualidad más destacada de su personalidad en las anteriores generaciones, pero ahora resulta un coche cómodo que cuanto más se usa en ciudad más engancha. Las mecánicas tricilíndricas de origen Renault son muy solventes y están muy bien aisladas del habitáculo, con un peculiar sonido que resulta hasta bonito. Se van a ofrecer en tres niveles  de potencia: 61 CV -llegará en marzo-, 71 y 91 CV, y un consumo medio de 4,1 y 4,2 litros respectivamente se puede considerar bastante bueno, aunque bajará de la frontera del 4 en 2015.

Las 40 combinaciones de color diferentes que ofrecen los smart permiten un mayor grado de personalización que antes, algo que el mercado cada vez demanda más, y su lista de opciones está bien nutrida: sistemas de seguridad como el aviso de salida de carril, el control de distancia o el asistente de conducción con viento lateral, calefacción en los asientos, que llevan el reposacabezas integrado y son mucho más comodos, pantalla táctil para la consola central o base para smartphones. Su precio parte de los 11.800 euros en la versión Fortwo y de 12.500 en el Forfour, y esta es la mejor muestra de que la unión de dos gigantes como PSA y Daimler tiene un beneficio claro para el cliente final en lo que a coste se refiere.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído