PP, CiU y las minorías de izquierda suman fuerzas en el Congreso contra la jubilación forzosa a los 67 años

El Partido Popular, CiU, el bloque que conforman ERC, IU, ICV, BNG y NaBai, y UPyD han presentado un conjunto de votos particulares al informe de recomendaciones de la Comisión del Pacto de Toledo que mañana votará el Pleno del Congreso en los que coinciden en exigir un rechazo explícito al aumento de 65 a 67 años de la edad legal de jubilación.

Estos grupos parlamentarios, en especial el PP y las minorías de la izquierda parlamentaria, han acercado posiciones en los últimos días para consensuar unas propuestas capaces de suscitar «apoyos recíprocos», si bien finalmente no han llegado a presentar un texto conjunto y confían en forzar una derrota parlamentaria del PSOE en una jornada clave, sólo tres días antes de que el Gobierno apruebe su anteproyecto de reforma laboral.

Así las cosas, los socialistas sólo cuentan con el apoyo de sus socios presupuestarios, PNV y CC, que ya se retrataron durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 apoyando la congelación de las pensiones contributivas para este ejercicio, una cuestión que el bloque que lideran ERC e IU también incluyen en sus votos particulares para mañana.

Esto a pesar de que el texto de recomendaciones aprobado a finales de 2010 ya expresaba el desacuerdo explícito a un eventual incremento de la edad de jubilación hasta los 67 años y la ‘censura’ a la congelación de las pensiones del próximo año, con la exigencia al Ejecutivo de que no vuelva a aprobar una medida similar «sin la consulta y el debate» previó del Pacto de Toledo.

Aunque el informe global de recomendaciones será previsiblemente aprobado con los votos de PSOE, CiU, PNV y CC y el rechazo de las minorías de izquierda, el debate se centrará en la cuestión más polémica del proceso de reforma de las pensiones que el Gobierno está negociando con patronal y sindicatos.

PNV Y CC SE RESERVAN HASTA MAÑANA

En este sentido, el hecho de que CiU haya presentado a última hora un voto particular en el que afirma que «no parece imprescindible y necesario» aumentar la edad legal de jubilación que hoy existe «de manera homogénea y forzosa para el conjunto de las personas» y aboga por un marco «flexible» complica la situación de los socialistas, que pretendían llevar a su discusión con los agentes sociales un acuerdo suficientemente amplio en el parlamento.

Por ahora, Coalición Canaria, que esta tarde mantiene la reunión de sus ejecutiva, no ha tomado una decisión sobe la votación de mañana, al igual que el PNV, si bien los dirigentes de ambas formaciones han mantenido contactos con el Ejecutivo a diversos niveles en los últimos días sobre esta cuestión.

UN UNICO PUNTO DE ACUERDO

De hecho, el voto particular de los nacionalistas vascos se limita a reclamar que se reconozca la posibilidad de que las comunidades autónomas utilicen «sistemas singulares o especializados» de gestión de las pensiones, sin afectar los principios de solidaridad y de la igualdad de derecho de todos los ciudadanos para acceder «en igual cuantía» a las prestaciones públicas.

A esta hora, el único punto de acuerdo de todas las formaciones se ha concretado en la redacción de un voto particular conjunto en el que hacen explícito su compromiso con la con el que pretenden hacer explícita la defensa del mantenimiento y mejora del sistema público de pensiones «basado en el reparto y la solidaridad».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído