Demoledor informe contra Rato.

MADRID, 10 (OTR/PRESS)

El paso de Rodrigo Rato por el Fondo Monetario Internacional no será de los que deje impronta por su brillante trayectoria. Primero fue su renuncia al cargo de director gerente justificándolo por motivos personales y poco más; ahora el informe demoledor que relata que no se enteraron, o no quisieron enterarse, de la crisis que se avecinaba.

Lo más grave del caso es que ha sido una auditoria interna, elaborada por una oficina del propio FMI, la que ha levantado la liebre de la incapacidad del organismo económico internacional para advertir los riesgos de la crisis. Porque se desoyeron las señales de alerta y se mostraron complacientes con los países ricos.

Hay empleados que hablan, no es descartable que para justificarse, de presiones políticas y autocensura. Lo cierto es que la auditoria ha sacado a la luz un verdadero desastre organizativo y errores tan palmarios como poner de ejemplo de eficacia a la banca de Estados Unidos y a Islandia, cuando los bancos norteamericanos fueron el origen de la contaminación del sistema financiero, con sus bonos basura, e Islandia es un país quebrado.

Ningún otro organismo internacional, y los hay que tienen mucha mejor imagen pública que el FMI, se autoinmolaría con un informe como este. Las economías del Cono Sur, que han vivido los años durísimos del ajuste económico, presionadas fuertemente por este organismo con sede en Washington, contemplan ahora, que se han convertido en «emergentes», como su inquisidor pierde toda credibilidad.

La pregunta es si el sucesor de Rato, el francés Dominique Strauss-Kahn, está lanzando el dardo envenenado y evidenciando la responsabilidad al español para que quede claro de quién son las culpas, o si lo hace para depurar el organismo. Convendría también preguntarse si, además de las razones familiares, Rato ya sabía de este despropósito y fue eso lo que influyó realmente en su repentino deseo de volver a España.

Cuando queda menos de un año y medio para las elecciones generales y los dos candidatos Zapatero y Rajoy no levantan cabeza en las encuestas, el nombre de Rodrigo Rato sigue circulando en bastantes ámbitos de la derecha española. Se piensa que su trayectoria como vicepresidente económico en la etapa Aznar daría solvencia a su candidatura en un momento de incertidumbre económica.

Este informe viene a demostrar que, salvo contados economistas, tachados de «iluminados», nadie fue capaz de advertir la gravedad de la crisis que se venía encima de las economías de medio mundo. Ni siquiera Rodrigo Rato «la perla» económica del PP.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído