Entrevista PD / Ángel Pascual-Ramsay, co-autor de '¿Qué nos ha pasado?'

«Nos hemos creído que éramos un país competitivo y nos hemos dado cuenta de que eso no era cierto»

"El problema no es Alemania sino la falta de dinamismo en nuestra economía"

En menos de cuatro años España ha pasado de ser uno de los países de mayor crecimiento de la UE a sufrir una profunda depresión nacional, con más de cinco millones de parados y una reducción de la riqueza que amenaza con llevar a una década perdida.

Durante la última legislatura, el país ha transitado de la euforia a una intensa crisis económica y social. Y el PSOE de revalidar su victoria en marzo de 2008 a cosechar en noviembre de 2011 el peor resultado de su historia, permitiendo al PP acumular más poder, central y territorial, que ninguna otra formación en la democracia.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Las explicaciones han oscilado entre la personalización en Rodríguez Zapatero de todos los males y una visión acrítica que se excusaba en el origen internacional de la crisis, cuando lo que ha habido es un fallo de país en plena transformación europea y global.

Andrés Ortega (Madrid, 1954) y Ángel Pascual-Ramsay (Madrid, 1973), ambos asesores del Gobierno de Zapatero durante la segunda legislatura socialista, desgranan en un libro conjunto, ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país (Editorial Gutenberg) el naufragio desde la sala de máquinas del Titanic.

Periodista Digital  entrevista a Pascual-Ramsay para analizar los errores del último Ejecutivo del PSOE, como no reconocer a tiempo la crisis, vaticinando que iba a ser más corta y que no supo explicar sus reformas.

ALTERNATIVA SOCIALDEMÓCRATA

La alternativa socialdemócrata lleva tiempo sin ser una alternativa. Las clases trabajadoras y las clases medias se sienten ya perdedoras de este sistema económico y con razón por la historia de los últimos 20 años. Demandan un cambio a la opción política con un ideario de transformación. Si los ciudadanos siguen sin ver las opciones socialdemócratas tradicionales una alternativa a las políticas conservadoras empezarán a buscar en otros sitios.

PÉRDIDA DE IDENTIDAD DE LA SOCIALDEMOCRACIA

La diferencia es que los partidos conservadores se pueden permitir políticas pragmáticas y no les queda más remedio puesto que todo el ideario económico conservador se ha venido abajo. El origen de las crisis es que el ideario político conservador está totalmente desacreditado, pero su electorado conservador quiere poder mantenerse en el poder y mantener las estructuras necesarias para mantener privilegios de las clases acomodadas. En el campo progresista la gente sintiéndose perdedora demanda un cambio de rumbo al que no está obteniendo respuesta.

ZAPATERO Y EL NEOLIBERALISMO

Su primer error, no haber reconocido la crisis ni su profundidad a tiempo. El segundo, quizás, no apelar al espíritu colectivo explicando el reto y las medidas que necesitábamos para seguir adelante. Él en ese momento estaba maniatado por la preeminencia de un sentimiento económico desacreditado por la crisis, con una recesión de endeudamiento lo peor que puedes hacer es retirar los estímulos demasiado pronto. Creo que esas políticas de austeridad fueron equivocadas, la soberanía económica está limitada por la Unión Europea.

CULPA DE LOS MERCADOS Y DE ALEMANIA

El problema de España ha sido más la deuda privada que la deuda pública, han sido las decisiones de la élite financiera, de las clases empresariales, no solo a nivel de los bancos. Muchas empresas deben más de lo que valen. En cuanto al modelo descentralizado.

El problema no es el estado de las autonomías sino la gestión que se ha hecho de éste. Por tener cierta competencia en tu capacidad de gasto no tienes que hacer necesariamente una ciudad de las artes y las ciencias. Como tercer apunte, deberíamos mirarnos a nosotros mismos para encontrar el origen de nuestros problemas sin chivos expiatorios.

El problema no está en Alemania, sino la falta de dinamismo en nuestra estructura económica y la falta de crecimiento. nuestros problemas tienen más que ver con la estructura del sistema económico que con el modelo descentralizado.

EUROPA Y EL FINANCIAMIENTO

Es urgente que solucionemos nuestra capacidad de financiación, para lo que sí es importante el apoyo que nos puedan dar desde Europa, y una vez atendido este tema, España debería empezar a hacer las cosas que manden señales a inversores de que nuestra voluntad de reforma va en serio, pero empezando por medidas que realmente modernicen el sistema productivo y no reformas en los márgenes.

El último ciclo de crecimiento económico España perdió competitividad con respecto a la zona euro de 1.85. De eso, lo imputable al incremento de los costes salariales era un 0.3, y a los márgenes de beneficio de las empresas era 3 veces más. Lo que hay que hacer en España son reformas que rompan este corporativismo, que impide a pequeñas y medianas empresas, a emprendedores, entrar y generar crecimiento.

Yo creo que si nos tomamos en serio que tenemos un reto de magnitud histórica, que el mundo ha cambiado, o tomamos conciencia, o morimos. e país tiene que exigir a sus líderes que empiecen realmente a ponerse las pilas y empezar a hacer reformas que realmente dinamiten la estructura productiva española, para que los inversores podrán ver en España un lugar atractivo para la inversión. Nos hemos contado una historia de que España era un país innovador pujante y competitivo y nos hemos dado cuenta de que no era cierto.

Los inversores cuando recurres a ellos te hacen dos preguntas. La primera, cuanto dinero necesita. La segunda, cuánto va a crecer este año. Al contestar que este año el crecimiento será negativo, lo mismo que lo será el siguiente, preferirán invertir en Turquía, en China que tienen perspectiva de crecimiento y me darán un tipo de interés más alto.

Por tanto, el nudo gordiano de España no es la prima de riesgo ni la deuda pública. No es el Banco Central Europeo, sino nuestra falta de perspectiva de crecimiento. Y eso se arregla con reformas a medio largo plazo combinadas con medidas a corto plazo de abandonar esta suicida política de austeridad y mantener un cierto nivel de estímulo. Necesitamos como agua de mayo un poquito de actividad económica para, si no crear empleo, que no se destruya más.

¿QUÉ PASARÁ CON EL PSOE?

Hay un sector dentro del partido socialista que piensan que esta crisis también se va a llevar por delante al PP. Yo personalmente estoy en desacuerdo, creo que las pérdidas del PP no tienen por qué convertirse en ganancias del Partido Socialista, en parte porque los votantes progresistas de izquierdas son más inconformistas y quieren respuestas, y en parte porque el voto se está fragmentando.

El fenómeno que está detrás de todo esto es que una mayoría electoral progresista piensa que el sistema económico está amañado en favor de las élites, con razón si miramos hacia detrás los últimos 20 años, y demandan a gritos un cambio que lo invierta. Es la gran historia de nuestro tiempo.

 

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído