La economía personal siempre exige conocer el estado de las cuentas, planificar el presupuesto y gestionar las deudas

Consejos para intentar llegar a fin de mes y ahorrarse de paso un ataque de nervios ‘sin recortes’

Si se tienen dificultades se deben evaluar las causas y reconducir a ser posible la situación

Consejos para intentar llegar a fin de mes y ahorrarse de paso un ataque de nervios 'sin recortes'
Crisis, recortes, economía, ahorro y clase media. WT

Hay una serie de sugerencias que siempre ayudan: empezando por suprimir gastos innecesarios, hacer una planificación estricta, renegociar las deudas...

La economía personal, la del hogar, requiere siempre conocer el estado de las cuentas, planificar el presupuesto y gestionar las deudas. Y cuando vienen mal dadas, más que nunca.

Si se tienen dificultades para llegar a fin de mes, o directamente no se alcanza, se deben evaluar las causas y reconducir a ser posible la situación, pero: ¿qué hacer si no se llega a fin de mes?

Hay una serie de sugerencias que siempre ayudan: empezando por suprimir gastos innecesarios, hacer una planificación estricta, renegociar las deudas, etc.

«Hay que hacer un presupuesto, ver qué es imprescindible: 150 euros de alimentación, la hipoteca, el colegio de los niños,…»,

explica Eduard Gironella, de la consultora Aconseguir.com, «y comparar ese presupuesto con los ingresos. Si se cubre, estamos salvados. Si no se cubre, hay que ver en qué se puede recortar en todo hasta lo imprescindible». El asesor apunta una planificación que puede llegar a establecer «menús diarios, ir al supermercado con una lista ajustada de lo que tú piensas comer cada día».

CLAVES BÁSICAS

Desde Finanzasparatodos.com, la página web desarrollada bajo el paraguas del Plan de Educación Financiera, apuntan varias claves básicas sobre las que dibujar la estrategia para llegar de manera solvente a fin de mes: control de los gastos, ahorrar más, reducir o eliminar deudas, preparar la jubilación y proteger a la familia.

Son los objetivos básicos que nadie debe descuidar, pero al ser algo tan general sugieren que hay que concretar esos objetivos:

«Quiero tener ahorrado 18.000 euros para la entrada de un piso, antes de octubre del 2015»,

por ejemplo.

Pero una vez reducidos los gastos hasta el mínimo indispensable, (hasta comer y subsistir) y si todavía la situación sigue siendo insostenible, hay que ver si no se llega por culpa de un crédito o una hipoteca.

«Nosotros (la consultoría) colaboramos con un despacho de abogados e intentamos renegociar la deuda con el banco, ver si hay una práctica abusiva (intereses altos, cláusula suelo y negociar para que la quiten) o renegociar aumentando los años la hipoteca pero reduciendo la cuota»,

cuenta Gironella. Es decir, pagar durante más años pero en cantidades más pequeñas, para salvar la (mala) situación actual (y esperemos coyuntural).

MILAGROS NO HAY

Pero como dice el asesor: «Milagros no hay. Y lo que no puede ser tampoco es que una familia se endeude eternamente», añade. ¿Son receptivos los bancos a la renegociación?

«Siempre que haya una capacidad de pago al banco le interesa, porque lo que se puede encontrar que no le pague nada».

Las nuevas tecnologías, en tu ayuda

Incluso las nuevas tecnologías pueden servir de ayuda, ya que hay multitud de aplicaciones para móviles actualmente que pueden echar una mano para gestionar los gastos del día a día, calcular la hipoteca, registrar los gastos e ingresos diarios, etc.

Por ejemplo, MoneyWiz sirve para crear prespuestos y llevar el control de las cuentas diario, dispone incluso de una alerta que informa si las cosas irán mal de manera anticipada. O Pocket Money, que «sincroniza tus finanzas personales», y que ayuda a controlar tu efectivo y mejorar la estabilidad de tus cuentas.

El nivel de planificación puede rayar la excelencia (de Excel) e incluso reducir al máximo la existencia de imprevistos (bajo la premisa de que es el objetivo a conseguir, pasar de la cultura del gasto a la del ahorro).

Por ejemplo, si te compras una nevera y sabes que va a durar diez años empezar ya a ahorar desde el principio para comprarte otra nevera.

«Es el concepto contable de amortización. Si se funciona en base al ahorro y ser autosuficiente, los imprevistos se reducen al mínimo».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído