Si estás cansado de no poder concentrarte en el trabajo por culpa de conversaciones ajenas, el portal 'trabajando.com' te da la solución

Consejos para lidiar con ese compañero tan ‘bocazas’ que casi todos tenemos en la oficina

Sus conversaciones acaban empañando nuestros pensamientos por el tono de su voz, extremadamente alto e invasivo

Consejos para lidiar con ese compañero tan 'bocazas' que casi todos tenemos en la oficina
Hablando a gritos por el teléfono móvil. PT

Existen personas más bulliciosas que otras debido a los rasgos de su personalidad

Una oficina o espacio de trabajo puede ser un lugar diáfano, espacioso o con pequeñas secciones integradas donde no hay cabida para la privacidad.

A veces, nos topamos con ese compañero cuyas conversaciones acaban empañando nuestros pensamientos por el tono de su voz, extremadamente alto e invasivo.

Pero, ¿por qué determinadas personas actúan de esta manera?

Los expertos señalan que existen personas más bulliciosas que otras debido a los rasgos de su personalidad.

La psiquiatra Gema Cabrera señala que

«el interrumpir el trabajo del otro, más que por falta de modales, es porque a veces somos tan egocéntricos que no vemos a la otra persona y por ende, no tenemos en cuenta sus necesidades».

Este tipo de conductas no solo afecta a los compañeros, también la imagen y la profesionalidad de una persona, lo que se traduce, en no respetar el entorno ni mucho menos ser empático con él.

Por ello, ‘trabajando.com‘, portal digital de empleo, junto con ‘Universia‘, han elaborado un decálogo de consejos para hacer frente a esta situación de incomodidad laboral, antes de que afecte a nuestros resultados profesionales.

Consejos

En primer lugar es recomendable tener una conversación con la persona ruidosa, para explicarle, con el máximo respeto, cómo afecta su comportamiento a los demás.

En segundo lugar, es importante ofrecerle a la persona un lugar alternativo donde pueda realizar las llamadas telefónicas de larga duración o personales, alejándose del resto, y así poder tratar los asuntos en un lugar más aislado.

Paralelamente, y para no empañar de tensión el ambiente laboral, un buen recurso es pasar cerca de este compañero ruidoso y decirle lo que debe responder a la persona que le está llamando. Esto siempre ayudará a que el ambiente sea distendido.

«Es recomendable establecer horarios de llamadas, por ejemplo si todos los días llamamos a nuestra madre, hacerlo a la hora del descanso. Por supuesto que surgen imprevistos o emergencias, lo importante es que cuando atendamos llamadas desde la oficina, estas sean siempre cortas, para evitar al máximo las molestias a los compañeros»,

afirma Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.

Caparrós agrega que

«mantener un buen ambiente de trabajo es tarea de todos, y una de las cosas más importantes es no molestar al resto».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído