El plan de lucha contra el fraude aflora 288.000 empleos irregulares desde 2012

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha afirmado este miércoles que el plan de lucha contra el fraude ha aflorado 288.000 empleos irregulares desde su puesta en marcha en 2012, a través de 725.000 inspecciones.

Además, ha señalado que desde 2012 se han anulado 113.000 altas ficticias a la Seguridad Social y ha explicado que el impacto económico de las medidas y actuaciones llevadas a cabo por la Inspección de Trabajo durante el periodo 2012-2014 y lo transcurrido de 2015 alcanza los 12.822 millones de euros, lo que equivale, según la ministra, «a más de un millón de pensiones en ese periodo».

«Gracias a la Inspección de Trabajo tenemos un país con más derechos, más solidario y más justo», ha añadido la ministra durante una jornada en su Ministerio para explicar la nueva Ley de la Inspección de Trabajo.

Báñez ha afirmado que en España «todos los días se producen situaciones irregulares de fraude», que perjudican al trabajador y a las empresas, pero también «al sistema del bienestar», ya que quienes cometen ese fraude «no cotizan a la Seguridad Social».

Por otra parte, la titular de la cartera de Empleo ha apuntado que el empleo de calidad es aquel que es «estable e indefinido». Además, Báñez ha señalado que el empleo de calidad es «más cualificado y, por tanto, mejor remunerado» y ha apuntado que la sociedad española tiene que competir en el futuro «no en salarios bajos», sino en «innovacción y en talento», para lo que se necesita «apostar decididamente por la formación».

En este sentido, ha mostrado su satisfacción por que la Ley para la Reforma Urgente del Sistema de Formación Profesional para el Empleo haya superado el trámite parlamentario del Congreso de los Diputados con un apoyo del 90% de la Cámara. En su opinión, la formación es un «elemento capital para que las empresas compitan cada vez mejor en los mercados globales».

En relación con la decisión de la compañía General Electric de ofrecer vacaciones ilimitadas a parte de su plantilla si cumple los objetivos marcados, la ministra de Empleo ha apuntado que respeta «las decisiones que toman las empresas con sus representantes».

No obstante, ha señalado que es ministra de Empleo de España, por lo que sobre empresas estadounidenses tiene «poco que decir», aunque, en tono humorístico, ha invitado a esos trabajadores a que «si tienen más vacaciones vengan a España de turismo».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído