Unidad Popular-IU derogará las reformas laborales de PSOE y PP y recuperará la indemnización de 45 días

El candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, se ha comprometido este miércoles a derogar las reformas laborales de PSOE (2010) y PP (2012) si gana las elecciones y a recuperar la indemnización por despido de 45 días por año trabajado, así como a aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores y a impulsar un cambio de modelo productivo.

Así lo ha explicado a los medios antes de reunirse, acompañado por Cayo Lara, con representantes de empresas inmersas en problemas laborales — expedientes de regulación de empleo, impagos salariales, etc.– como CocaCola, Indra, Vodafone, las contratas de Telefónica-Movistar, Telemadrid, Airbus o Correos, entre otros.

«Reafirmamos nuestro compromiso con los trabajadores en lucha por preservar sus derechos y la dignidad del trabajo, porque no es sólo su lucha sino la de toda la sociedad por mantener unas condiciones dignas que permitan desarrollar un proyecto de vida independiente y autónomo», ha explicado el dirigente de izquierdas.

Y en este compromiso se inscribe su propuesta electoral de derogar, «inmediatamente» después de llegar al Gobierno, las reformas laborales ‘popular’ y socialista, que están siendo «muy lesivas para la gente sencilla y humilde» «Es una punta de lanza que hay que romper, es fundamental preservar los derechos laborales», ha insistido.

NUEVAS REGLAS LABORALES

Tras derogar las reformas laborales aprobadas por los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, un eventual ejecutivo dirigido por Alberto Garzón aprobaría una nueva normativa para «recuperar todos los derechos robados» a los trabajadores en las últimas legislaturas, incluyendo la indemnización por despido improcedente de 45 días por año trabajado.

Además, aprobará un nuevo Estatuto de los Trabajadores en el que se «fortalecerán ámbitos como la negociación colectiva» y también impulsará un cambio de modelo productivo para que el empleo «no dependa de sectores estacionales, precarios y de bajo valor añadido que, al final, desembocan en peores condiciones laborales».

En este sentido, Alberto Garzón recuerda que si en regiones como el País Vasco hay la mitad de paro que en otras como Andalucía pese a contar con las mismas normas laborales es por su estructura productiva y su diversificación industrial, y aboga por extender ese ejemplo.

Por otra parte, Unidad Popular-IU propone una subida «progresiva hasta 2019» del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y por su propuesta de trabajo garantizado, que con una inversión neta de 9.400 millones de euros de recursos públicos permitiría generar un millón de puestos de trabajo en un año. «Es una propuesta modesta pero perfectamente factible y de emergencia social», ha explicado.

TRABAJAR «CODO CON CODO»

Con respecto a los trabajadores de empresas –tanto públicas como privadas– en conflicto con los que Garzón y Lara se han reunido este miércoles, el candidato a la Presidencia del Gobierno ha criticado la «indiferencia absoluta» del Gobierno ante sus problemas e incluso la «complicidad» con los despidos y la pérdida de derechos en muchos casos.

Frente a esa forma de actuar, Garzón se ha comprometido «clarísimamente» a trabajar «codo con codo tanto en las instituciones como en las manifestaciones y concentraciones» con estos ciudadanos en pro de sus derechos. «Pueden contar con nuestro apoyo porque no es sólo su lucha, es la de todos los ciudadanos. Seremos instrumento útil de sus luchas legítimas y dignas», ha añadido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído