Alargar la vida laboral de los trabajadores era uno de los objetivos de la reforma del sistema

El 44% de los que se jubilan en España no han cumplido siquiera los 65 años

De los más de 289.000 nuevos jubilados en 2015, más de 126.000, el 44% del total, se retiró antes de tiempo

El 44% de los que se jubilan en España no han cumplido siquiera los 65 años
La edad. PD

La mitad pliega antes de la edad legal de los 65 años y 4 meses

En 2015 se registraron 289.721 altas de pensiones de jubilación, lo que supone un descenso del 2,9% respecto al año anterior. Según los datos de la Seguridad Social, es la menor cifra desde el ejercicio 2011, cuando se contabilizaron 286.143 nuevos retirados. Sólo en dos años, 2012 y 2013, se superaron las 300.000 altas. Desde entonces, la cifra no ha hecho más que bajar.

Con estos datos se puede deducir que la reforma del sistema de la Seguridad Social (aprobada en 2011 pero en vigor desde el 1 de enero de 2013) ha cumplido uno de sus objetivos: que se modere el ritmo de crecimiento del número de pensiones.

Explica Inés Calderón en ‘El Economista’ este 1 de febrero de 2016, que cuando se aprobó la reforma, el número de pensiones aumentaba a un ritmo del 1,6% anual y el gasto, al 4,9%, mientras que en 2015 lo han hecho a un ritmo del 0,77% y del 2,7%, respectivamente.

Pero el otro objetivo que planteaba la reforma, alargar la vida laboral de los trabajadores, parece que no se está cumpliendo en la misma medida. Los datos de la Seguridad Social muestran que, de los más de 289.000 nuevos jubilados en 2015, más de 126.000, el 44% del total, se retiró antes de tiempo.

Es decir, a pesar de que la edad legal de jubilación subió a 65 años y 4 meses, casi la mitad se jubiló sin ni siquiera llegar a los 65 años.

Una tendencia contraria

En esta cuestión, la tendencia es la contraria a la que se esperaba tras la entrada en vigor de la reforma: cada vez son más los que se retiran sin haber llegado a la edad legal. En 2013, el 38% de los jubilados tenía 64 o menos años, una proporción que se elevó hasta el 41% en 2014 y que volvió a subir hasta el 44% el ejercicio pasado. Habrá que ver si en 2016, cuando la edad legal de jubilación se ha retrasado hasta los 65 años y 4 meses, se mantiene esta tendencia.

Es por este motivo por el que la edad real de jubilación se ha reducido sorprendentemente en los últimos años. En los siete primeros meses del año pasado, última cifra facilitada por el Ministerio de Empleo, fue de 64,1 años, un año y dos meses menos de la legalmente establecida para el ejercicio 2015. Si un trabajador ha cumplido 38 años y medio de cotizaciones puede retirarse con el 100% de su pensión a los 65 años.

En este escenario, el gasto en pensiones creció a un ritmo del 3,4% en los once primeros meses del año. Hasta noviembre se dedicaron 92.775 millones de euros, de los que más de 65.000 fueron a parar a las pensiones de jubilación, cuyo gasto aumentó un 4% anual en los once primeros meses de 2015. Estos ritmos de crecimiento contrastan con el de las cotizaciones sociales, que apenas han aumentado un 1,3% pese a los buenos datos de empleo del ejercicio pasado.

Este diferente ritmo ha hecho que el Gobierno haya vuelto a recurrir a la hucha de las pensiones para pagar las pagas extra de los pensionistas, lo que ha menguado su cuantía hasta los 32.481 millones de euros, menos de la mitad que cuando el Gobierno empezó a sacar fondos de la hucha en 2012.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído