El cataclismo será monumental para los populares si Pedro Sánchez logra encarmarse a la presidencia

El batacazo del 20D hará que 4.000 asesores y altos cargos del PP pierdan su puesto

Los funcionarios salvan el empleo pero cambiarán de posición y a la baja

El batacazo del 20D hará que 4.000 asesores y altos cargos del PP pierdan su puesto
Democracia, elecciones, partidos políticos. Maximino Soriano.

Solo en el Ministerio de la Presidencia habitan 312 asesores

Algunos son funcionarios y volverán a sus antiguos puestos en la Administración. Otros proceden del sector privado y tendrán que encontrar trabajo, si es que no lo han hecho ya. Otros, la mayor parte de ellos, proceden directamente del Partido Popular, y ante la pérdida de poder, tendrán serios problemas para recolcarse en el caso de que Rajoy abandone la Presidencia. El cambio de Gobierno, si se produce, se prevé caliente.

Dicen que Rajoy no quiere que se mueva ni un alto cargo. Que todo siga igual y que todo el mundo esté al frente de su responsabilidad, porque el Gobierno está en funciones y aquí no se sabe lo que puede pasar. Pero fuentes ministeriales confiensan que no son pocos los que tienen deseo de abandonar el barco y de encontrar una ubicación alejada de la influencia de Moncloa, ante el temor de lo que creen, piensan que va a pasar.

Esta semana, el periódico El Mundo hacía alusión a esos movimientos telúricos que se producen cada vez que un Gobierno se marcha y entra otro nuevo. El vuelco de Ejecutivo siempre trae un baile de altos cargos, asesores, personal de confianza, asistentes y directivos de la Administración.

Grosso modo, el cuadro actual es el siguiente: 448 altos cargos, 449 subdirectores, un centenar indefindido de subdelagados y directores insulares, 213 embajadores, 700 cargos de libre de designación en Hacienda, conocidos como de libre destitución; más de 100 responsables de órganos colegiales y consultivos, 296 unidades públicas controladas por los ministerios, de cuyos nombramientos se desconoce el número exacto; 819 asesores y personal a dedo para Moncloa (solo el Ministerio de la Presidencia tiene para sí 312) y, por último, 300 asistentes de diputados y senadores.

El árbol de la vida monclovita

Según la información del diario El Mundo, más de 4.000 personas pueden cambiar de silla si Rajoy tiene que hacer las maletas de Moncloa.

El principal problema es para los que pertenecen al sector privado o sencillamente al partido. En estos momentos, el PP tiene serios problemas para recolocar a tanto personal.

De hecho, Génova 13 tendrá que hacer un ERE y despedir a un buen puñado de sus trabajadores. Antes, los recolocaba donde gobernaba.

De hecho, algunos ministerios como el de Industria, o la Comunidad de Madrid, han servido para acomodar al personal de confianza procedente de la Comunidad de Valencia.

En Madrid, algo parecido hizo Aguirre, recolocando al personal sobrante de su comunidad en distintos ayuntamientos de la región.

Según figura en los Presupuestos de 216, el PP tiene nombrados 448 altos cargos entre secretarios de Estado, subsecretarios, secretarios generales y delegados del Gobierno en las 17 comunidades, así como directores generales, secretarios generales técnicos o jefes de gabinete con la misma categoría de directores generales.

Además están los 494 subdirectores generales de los ministerios o los subdelagados el Gobierno en cada provincia, más los directores insulares. En este caso la cifra es casi imposible de calcular, puede acercarse al doble de medio millar.

Recuerda la información de El Mundo el siguiente detalle, que aunque la ley establece que, de director general hacia arriba, los altos cargos deben ser nombrados de entre los funcionarios, el Gobierno ha recurrido a la salvedad que le permite contratar personas del sector privado.

Y es ahí donde hay secretarios de Estado, directores generales. En este mismo escalafón se encuentran también 213 embajadores y los que figuran en organizaciones internacionales, así como un cúmulo de representantes en misiones, oficinas consulares y comerciales. Si bien estos suelen ser funcionarios, suelen ser cambiados con la entrada de nuevos gobiernos.

A todos estos cargos hay que sumar los más de 700 cargos de libre designación que la Agencia Tributaria nombra entre los 1.600 inspectores.

De hecho a estos les llaman personal de libre destitución, ya que es frecuente que sean cambiado cada vez que entra un nuevo Ejecutivo.

A esta suma de contratos se suman también los nombramientos del centenar de responsables de órganos colegiales y consultivos, los de 2906 unidades públicas controladas por los ministerios, y al menos 60 entidades públicas empresariales donde hay centenares de presidentes, consejeros, directivos.

En la primera línea del poder se haya la cohorte de al menos 819 asesores y personal de confianza, elegidos a dedo. No son funcionarios y corren la suerte de un contrato eventual o de volver a un puesto del partido en otro lugar. Aunque dados los resultados este panorama resulta sombrio.

Solo en el Ministerio de la Presidencia habitan 312 asesores. Se trata del departamento más dotado de este personal de confianza. Por último, y con esta misma calificación, quedan las 300 personas que trabajan como asistentes de confianza de diputados y senadores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído