Facilitar el emprendimiento como autónomo es la asignatura pendiente

Facilitar el emprendimiento como autónomo es la asignatura pendiente
Gestiones Pixabay

La situación de los autónomos no es nada fácil; a parte del esfuerzo que conlleva trabajar por cuenta propia, se tiene que hacer frente a una gran cantidad de gastos de diversa índole (cuotas de Seguridad Social y pago de impuestos), así como la presentación de todo tipo de documentos trimestral y anualmente.

Muchas de las personas que forman parte de este colectivo comenzaron a realizar su actividad de esta forma porque «deseaban hacer uso de sus conocimientos y capacidades», según un estudio de la Confederación Nacional de Autónomos y Microempresas (CONAE). Cabe destacar que para la mayoría de los jóvenes es una de las maneras más accesibles de dar salida a sus altos niveles de estudios. Éstos sufren los abusos de ciertas empresas ya que éstas obligan a sus empleados a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Para este sector de la sociedad, se trata de un modo sencillo de obtener ingresos, aunque sólo sea de manera eventual.

La parte mala de la contratación por esta vía es que así se fomenta el empleo precario. Buen ejemplo de ello es que la media de la jornada laboral de un autónomo es de 10 horas, mientras que la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo es de 40 horas semanales, según lo dispuesto en el Art. 34 del Estatuto de los Trabajadores. La obtención de resultados ajustados obliga a los trabajadores a incrementar sus horas de trabajo, lo que genera un elevado nivel de tensiones y estrés. También es habitual que se acorten los periodos de vacaciones y se dificulte la conciliación laboral y familiar.

Otro de los inconvenientes de este régimen es la cuota fija que cada autónomo debe pagar mensualmente. Y es que en este ámbito, España es uno de los países más desfavorecidos de Europa ya que en el resto de territorios se paga en función de las ganancias de cada uno. Además, de los pocos que optan por imponer esta cuota, ninguno establece una cifra tan alta como la española. Es cierto que con las nuevas ventajas fiscales, un español que trabaja por cuenta propia paga 50 euros al mes en los primeros 6 meses, pero esta cantidad es la misma que la que paga un holandés en un año. Asimismo, esta cuota aumenta si el trabajador desea tener cobertura en caso de accidentes laborales, enfermedades profesionales o cese de actividad (paro).

Aun así, muchas personas optan por afiliarse a este régimen para explotar sus conocimientos y acceder al mundo laboral de alguna forma. Para dar paso al emprendimiento con ciertas garantías económicas, el autónomo debe contar con la asesoría fiscal y laboral de un equipo de profesionales. Éstos atienden cualquier tipo de dudas o consultas en cualquier momento y ofrecen una cobertura completa, dando solución a cada uno de los problemas existentes.

Además, sus servicios incluyen la confección de contabilidad y libros de registro de facturas emitidas y recibidas, así como la presentación de las declaraciones trimestrales y anuales correspondientes. Todos estos «papeleos incomodos» que tienen diferentes plazos establecidos y la mayoría de los autónomos no saben preparar pueden ser realizados por un gestor, cuya ayuda es realmente imprescindible para obtener el éxito profesional. De esta manera el empleado contratante ahorrará un poco de su valioso tiempo.

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído