Recaudar más IRPF

¿Sabes qué pretende el Gobierno al permitir trabajar y cobrar el 100% de la pensión?

Desde marzo de 2013, se permite compatibilizar el cobro del 50% de la pensión de jubilación con un trabajo por cuenta propia o ajena

Según proyecciones elaboradas a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA), más de 1,2 millones de personas tendrán derecho a demandar una pensión

El Gobierno pretende recaudar más IRPF al otorgar la posibilidad de compatibilizar el cobro del 100% de la pensión y el mantenimiento del empleo por encima de los 65 años.

Es lo que aseguran los expertos consultados por este periódico, quienes ponen de relieve que el ocupado que opte por esta opción pagará dos veces este tributo, a través de la nómina y a través de la prestación.

Además, y pese a que la intención del nuevo Gabinete es la de permitir que quien mantenga el empleo pague únicamente una cotización solidaria del 8%, la retención de ingresos resulta clave en un momento en el que el sistema de la Seguridad Social mantiene un déficit perenne superior a los 17.000 millones de euros.

A pesar de que, en un principio, el propio Ministerio de Empleo reconoce que el alcance de la medida será limitado -apenas 30.900 personas disfrutan ahora del sistema de mantener su trabajo y cobrar el 50% de la pensión-, lo cierto es que hay una enorme bolsa de ocupados con derecho a jubilarse a lo largo de la próxima legislatura.

Según proyecciones elaboradas a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA), más de 1,2 millones de personas tendrán derecho a demandar una pensión y, en una situación de déficit como la actual, el Ejecutivo sabe que es básico intentar retener ingresos por cotizaciones y otros impuestos como IRPF.

Algo más de 1,2 millones de personas son responsables, hoy por hoy, de ingresos anuales por valor de casi 6.000 millones de euros. Retener una porción de esa cantidad puede resultar clave una vez que el Ejecutivo y el resto de partidos se sienten en el Pacto de Toledo a renegociar la financiación del sistema de la Seguridad Social.

Del éxito de medidas como la que ayer mismo planteó la ministra de Empleo, Fátima Báñez, dependerá la dureza final de una reforma que tendrá que perseguir la sostenibilidad financiera del pago de más de 10 millones de prestaciones entre jubilación, incapacidad, orfandad, viudedad y otras modalidades.

En principio, fuentes próximas al Ministerio confirmaron a elEconomista que la intención es mantener un modelo similar al existente actualmente con quienes ya cobran la mitad de su jubilación y trabajan. El 80% de estos trabajadores son autónomos y su cotización va a parar a cubrir eventuales situaciones de incapacidad transitoria, por ejemplo.

En el caso de los empleados por cuenta ajena que se acogen a este sistema, el 6% de la cotización solidaria corre a cargo de la empresa y el 2% restante, a cargo del empleado.

Sin embargo, Empleo no concreta, de momento, si mantendrá la denominada cuota de solidaridad en ese 8%.

Desde el departamento que dirige, en funciones, la ministra Báñez, se limitan a afirmar que lo que se pretende es ampliar el volumen de beneficiarios de este doble ingreso, sobre los que se exige la única condición de haber cumplido la edad legal de jubilación de 65 años y cuatro meses.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído