Confemetal pide racionalidad y mesura a la hora de legislar ante el actual «exceso» normativo

Confemetal denuncia en su último informe de coyuntura económica la «sobrerregulación» que padecen las empresas en España y el tiempo y los costes que ésta les supone, además de los perjuicios que conlleva para la competitividad global de la economía.

«La profusión de normas estatales, autonómicas y europeas y la regulación local, requiere una dedicación, simplemente para estar al día de una legislación cuya justificación práctica no siempre se demuestra tras su aplicación. Este exceso normativo evita que las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, dediquen recursos y esfuerzos a su actividad», critica.

En su opinión, la Unión Europea y las Administraciones Públicas españolas (Estado, comunidades autónomas y entes locales) generan «un exceso de legislación» en ámbitos como el medio ambiente, el empleo y los asuntos sociales o el consumo, creando un marco regulador «complejo y cambiante que cada vez resulta más gravoso para la actividad empresarial».

Por ello, la patronal del metal considera imprescindible que los legisladores se aseguren de que cualquier nueva normativa es realmente necesaria y manejable por las empresas que deben aplicarla y por las propias autoridades reguladoras del mercado que han de vigilar su aplicación.

En segundo lugar, Confemetal señala que las normas a generar deberían incentivar la actividad económica y el empleo, pues «en demasiadas ocasiones» se legisla para mejorar aspectos muy parciales de la actividad, muchas veces sin conseguirlo y perjudicando intereses generales o muy mayoritarios».

Confemetal subraya que la actividad empresarial necesita que el marco administrativo y legal favorezca el espíritu empresarial y la mejora del escenario en que operan las empresas. Así, entiende que todas las empresas, especialmente las pymes, requieren leyes apropiadas y un sistema fiscal que impulse su crecimiento en lugar de obstaculizarlo.

«Si el objetivo es ser competitivos en una economía globalizada, es imprescindible contar con unas administraciones y una legislación simplificadas, modernas, estables y al servicio de las necesidades de las empresas que son finalmente las grandes responsables de esa competitividad que se busca», defiende.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído