La crisis del retail está perjudicando seriamente la marca de lencería

Los ángeles de Victoria’s Secret son las últimas víctimas de la ‘asesina’ Amazon

Los ángeles de Victoria's Secret son las últimas víctimas de la 'asesina' Amazon

Ni los ángeles se libran de la quema. Y eso que estos son bellos, sexy y brillantes hasta decin basta. L Brands, el grupo textil propietario de Victoria’s Secret, acumula papeletas para ser la próxima víctima de Amazon.

Las acciones de la compañía se desploman hoy más de un 8% tras presentar resultados del primer trimestre, pero en lo que va de año se despeña un 50%, convirtiéndose en el farolillo rojo del S&P 500.

La crisis del retail está perjudicando seriamente la marca de lencería por la competencia de Amazon y la guerra de precios de los competidores.

Cuando el año pasado Amazon comenzó a vender ropa interior en EEUU, las marcas de moda como Victoria’s Secret o Calvin Klein se echaron a temblar. El gigante de Internet ha entrado en el sector vendiendo bragas y sujetadores a precios que no superan los 20 dólares, mientras los de las firmas de lujo no bajan de los 40 dólares.

Ya muchos expertos advertían que el precio de venta de Amazon iban a implicar simplemente el coste que le supone a la propia Victoria’s Secret producir un sujetador en Asia.

Las cuentas de L Brands del primer trimestre han reflejado el impacto del desembarco de Amazon.

Como subraya ‘El Economista’ este 10 de mayo de 2018, las ventas comparables de Victoria’s Secret cayeron un 2% hasta abril y se revisó a la baja las ganancias del primer trimestre al extremo inferior de sus previsiones anteriores.

La directora de relaciones con inversores de L Brands, Amie Preston, ha explicado que los resultados del grupo han estado lastrados por la disminución en las ventas de lencería y de la marca de ropa Victoria’s Secret PINK.

La compañía está sufriendo un duro castigo en bolsa pese a que las cifras totales del grupo han sido positivas. Las ventas netas crecieron un 4% hasta los 751 millones de dólares, mientras las comprables esquivaron las caídas.

Pero el mercado se está quedando con el retroceso en los márgenes. Preston ha reconocido que se han visto afectados por las «actividades promocionales adicionales para impulsar las ventas».

Es decir ha tenido que bajar los precios para mantener las ventas. La venta de ropa femenina en EEUU se ha recrudecido con la entrada de American Eagle Outfitters y Gap compitiendo con sus prendas a precios baratos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído