El joven, de 34 años, estudiaba para presentarse a la oposición de profesor y quiso compaginarlo con un trabajo que le diese ingresos

Así era Miguel Ángel, el opositor muerto en su primer día de trabajo como peón por un golpe de calor

Así era Miguel Ángel, el opositor muerto en su primer día de trabajo como peón por un golpe de calor
Miguel Ángel, el opositor muerto en su primer día de trabajo como peón por un golpe de calor EE

Se considera golpe de calor cuando la temperatura corporal rebasa los 40 °C.​ En la hipertermia el punto de ajuste hipotalámico no cambia, pero la temperatura corporal sube superando los mecanismos de regulación de temperatura. Como consecuencia de esto se produce el llamado golpe de calor.

La enfermedad suele afectar a dos grupos de población, por un lado individuos sanos que realizan ejercicio físico intenso (golpe de calor por esfuerzo), y por otro lado, a ancianos o enfermos (golpe de calor clásico). El tratamiento se basa en el enfriamiento inmediato (menos de dos horas), y el apoyo a órganos y sistemas.​

Miguel Ángel Muñoz se enfrentaba a su primer día de trabajo como peón en Bonnysa de Muchamiel (Alicante), una empresa de productos agroalimentarios, con ilusión. A pesar de que había estudiado Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y había cursado un máster, decidió aceptar este empleo para ahorrar algo de dinero. Iba a realizar uno de sus viajes soñados y quería contar con la estabilidad suficiente para hacerlo sin preocupaciones. Pero el pasado viernes 2 de agosto comenzó a sentirse indispuesto en su puesto de trabajo, se dirigió a los vestuarios de la compañía y se desplomó. Ingresó inconsciente en el Hospital de San Juan de Alicante, donde murió este lunes, según recoge la autora original de este artículo Marina Ochoa en El Español y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

La familia apunta a un golpe de calor como causa del fallecimiento, pero la empresa lo niega. Alegan que las condiciones de trabajo de las que goza la compañía son las adecuadas y que la temperatura era la óptima en el momento que Miguel Ángel murió. Por su parte, la Consejería de Sanidad se mantiene prudente para determinar las causas de la muerte que, indican, revelará la autopsia. Los resultados se conocerán en un mes.

Estudió CAFYD y realizó un Máster en profesorado
Miguel Ángel, de 34 años, había crecido y vivido los mejores momentos de su vida en San Vicente del Raspeig, una pequeña ciudad situada cerca de Alicante. Allí se divertía con sus hermanos; le gustaba el boxeo, los coches y la velocidad. Antes de comenzar su etapa universitaria, se decantó por la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Durante esos años se dio cuenta que su sueño era educar a los más pequeños e inculcarles los valores sobre una vida saludable. Por ello, cursó un máster habilitante para ser profesor y realizó las prácticas en el Ayuntamiento de su municipio de natal, junto al técnico de Deporte.

La formación la finalizó hace un par de meses y, a partir de se momento, decidió buscarse la vida. Quería ahorrar. Quería ganar dinero para tener una vida totalmente independiente, poder viajar y tener más facilidades a la hora de opositar. Su sueño era ser profesor y, por ello, estaba seguro que quería realizar las pruebas para conseguir una plaza fija cerca de San Vicente del Raspeig.

Sufrió un falló multiorgánico debido al golpe de calor
La semana pasada comenzó a trabajar como peón de almacén en la empresa Bonnysa de Muchamiel, a tan solo 10 minutos de su pueblo. La compañía, con más de 60 años de experiencia en el sector, se encarga de realizar zumos 100% naturales, como apuntan en su web.

Miguel Ángel sabía que no era el trabajo de sus sueños, pero por lo menos le permitiría ahorrar mientras opositaba y le daría la posibilidad de realizar uno de sus viajes más deseados: un recorrido por el continente asiático, más concretamente a Japón. A Miguel Ángel le asignaron el turno de noche y comenzó en su puesto de trabajo el pasado jueves, cuando ya había caído el sol. Tras unas largas horas en el almacén, comenzó a sentirse mal. El joven avisó a su supervisor y este le acompañó hasta los vestuarios. Allí Miguel Ángel perdió el conocimiento y sufrió un colapso.

Las instalaciones de Bonnysa, en Muchamiel, donde falleció Miguel Ángel.

Las instalaciones de Bonnysa, en Muchamiel, donde falleció Miguel Ángel.

Cuando fue encontrado, tras más de una hora, le trasladaron al Hospital de Alicante, donde ingresó grave y murió debido a un fallo multiorgánico. La familia apunta a un golpe de calor como la causa de su muerte, pero la empresa se defiende. Afirman que no se trata de un accidente laboral, ya que apuntan que el almacén donde estaba trabajando Miguel Ángel, contaba con las condiciones óptimas. Una certificación del Invassat que indica que no hay estrés térmico, lo corrobora. Además, añaden que durante la noche, no hizo más de 28 grados y que todos los trabajadores tienen a su disposición diversos elementos para refrescarse, como ventiladores y fuentes.

La compañía ha advertido que, por ahora, se desconocen las causas de la muerte de su trabajador y hacen hincapié en que respetan «lo que quiera decir la familia». Afirman que en ningún caso tiene que ver con lo mencionado. Pero la familia tiene clara su postura: Miguel Ángel murió por un golpe de calor.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído